Mascotas – ABC Revista – ABC Color

0
38

Gato azul

El gato azul es muy limpio, tranquilo, callado, juguetón y compañero cariñoso, aunque es tímido. Es muy inteligente y le gusta la familia que tiene niños y otras mascotas.

Fue en 1871 que el gato azul se expuso en el Palacio de Cristal de Inglaterra con el nombre de gato arcángel y compitió en una categoría especial para todos los gatos de color azul. Los criadores ingleses, suecos, finlandeses y dinamarqueses desde sus orígenes y hasta pasada la Segunda Guerra Mundial trabajaron en las líneas de sangre para lograr el gato azul ruso.

Este felino presenta un cuerpo elegante y majestuoso, buena condición física y firme musculatura. Su cabeza tiene líneas suaves en forma de cuña, medianamente larga y masiva. Su hocico despunta con respecto a su cabeza, con frente grande y aplanada, la cual desciende con suavidad hacia los ojos, y en línea recta hacia la nariz. Su cara es ancha debido a la implantación de los ojos.

Su hocico es de líneas suaves en remate de la cuña que forma la cabeza. Sus ojos están bien separados entre sí, son redondeados y de un color verde esmeralda.

Es un minino amable y afectuoso, fácilmente distinguible de las otras razas. Lo que a esta mascota le imprime un sello especial característico es su pelaje, corto y muy denso, de color azul brillante con un reflejo plateado en la punta de cada pelo, que le da al ruso una apariencia lustrosa. Sus huesos son delgados y largos, con estructura firme y musculosa. Sus garras son pequeñas, levemente redondeadas con cinco dedos en las manos y cuatro atrás.

El gato azul ruso posee una personalidad que lo distingue de otras razas. Como todo felino, necesita de cuidados que consisten en la aplicación de vacunas, y que se coloque a su disposición agua limpia y su balanceado. Si observa que necesita un baño, puede hacerlo.

Dueño responsable

Ha llegado un minino

Un gato de pocos días de nacido llega a su nueva casa y se pasa todo el día debajo de un mueble. Tranquilos, es normal que un animal haga esto, ya que separarse de su madre y hermanos, y luego encontrarse en una casa con nuevos humanos, puede que le asusten. Dele tiempo, no es fácil para él esta nueva experiencia, pero si nota que las personas son afables con él pronto se acostumbrará. Si se trata de un felino que apenas tiene un mes hay que proporcionarle leche que le indicará su veterinario. A los dos meses ya puede empezar a probar balanceado humedecido con agua o paté especial para gato.

[email protected]

Fuente -> http://www.abc.com.py