Masajes y fisioterapia para aliviar el dolor a perros y gatos – Nacionales

0
19

Una artrosis relacionada con la edad, una operación después de una ruptura de ligamentos u otras lesiones: hay múltiples razones por las cuales el sistema músculo-esquelético de algunos animales puede sufrir un trastorno y generar dolor.

19 de noviembre de 2020 – 02:15

En ese caso, un tratamiento específico de fisioterapia puede hacer que los perros, gatos o caballos vuelvan a estar en forma.

“Desde hace mucho tiempo que venimos trabajando con fisioterapeutas de animales. Los procedimientos fisioterapéuticos aplicados específicamente pueden tener un efecto positivo en el desarrollo del movimiento, ya sea como complemento o después de que se haya completado el tratamiento veterinario”, explica Yasmin Diepenbruck.

Según la veterinaria alemana, la dolencia más usual es un desgarro del ligamento cruzado, incluso en la rodilla después de un correteo demasiado violento o un accidente.

Cambio de postura

Después de una operación la pata debe protegerse entre seis a ocho semanas. Durante ese tiempo los animales casi siempre desarrollan una postura protectora y cambian su forma de andar.

“El resultado es que los músculos y las fascias pueden acortarse”, aclara la especialista. Diepenbruck aconseja en ese caso realizar ejercicios de estiramiento o de gimnasia acuática para volver a  fortalecer los músculos.

“Con la hidroterapia, el perro corre en una cinta contra la resistencia del agua y la flotabilidad alivia las articulaciones”, señala Katrina Hannemann, fisioterapeuta de animales en la ciudad alemana de Kremmen, en el estado federado de Brandeburgo.

Dependiendo del tamaño del perro, Hannemann puede llenar la piscina especial instalada en su consultorio con hasta 2.000 litros de agua caliente.

La terapeuta también se mete en el agua

“El movimiento suave en el agua permite rehabilitar los músculos y recuperar la funcionalidad de las articulaciones para que el animal vuelva a desplazarse con normalidad”, apunta Hannemann, quien se perfeccionó como hidroterapeuta en Inglaterra.

La veterinaria entra en la piscina y asegura al perro con un arnés. La velocidad de la cinta de correr puede ser ajustada individualmente.

En la primera visita, los pacientes de cuatro patas deben someterse a una anamnesis. Aquellos que recién comienzan el tratamiento, como la Schnauzer Kaja, de once años, deben caminar primero a paso de tortuga y luego, si es posible, trotar.

“Durante esta demostración ya puedo detectar donde hay limitaciones, por ejemplo, si la rodilla se dobla correctamente al moverse o hay algún problema en la espalda”, agrega Hannemann.

Terapia manual para los tendones acortados

Después de la “demostración”, el animal pasa a una colchoneta en el consultorio, donde la fisioterapeuta revisa cuidadosamente cada una de las articulaciones.

La veterinaria examina si la apófisis espinosa está correctamente posicionada en la columna vertebral o si hay alguna restricción para doblar y estirar las extremidades.

Se puede detectar el acortamiento de los tendones y las contracturas, comenta Hannemann mientras le realiza al perro un masaje manual para aliviar sus dolores.

“Una lesión grave en la garra izquierda, por ejemplo, puede ser el resultado de un esfuerzo en la pierna derecha durante un período de tiempo más largo y eso provoca una sobrecarga.

Los problemas de rodilla a menudo son el resultado de un cambio de postura para sentir alivio cuando algo anda mal con la espalda”, añade la experta.

Para identificar el dolor se pueden apretar con cuidado ciertos puntos en el cuerpo del animal.

“Algunos perros indican el dolor haciendo ruido con su boca, otros gimiendo. Pero también hay perros que muerden inmediatamente y por eso hay que tener mucho tacto”, advierte.

Hannemann detalla que la terapia con láser se utiliza para los moretones y las lesiones de los tendones.

“La zona lesionada se irradia con una luz difusa en abanico que permite mejorar el flujo de sangre al tejido dañado. Se regenera y se cura más rápido y mejora la cicatrización”, resalta.

La veterinaria asegura que este tratamiento también alivia dolores causados por la artrosis en animales viejos como en el caso de Kaja.

Fuente -> http://www.abc.com.py