los nuevos materiales inspirados en la naturaleza

0
19

Colabora con empresas de cosméticos para generar pigmentos biodegradables a base de plantas, incluso para el maquillaje y el cuidado de la piel.

También trabaja en nuevos colorantes alimentarios estructurales a partir de desechos orgánicos, ya que la industria alimentaria está trabajando para reemplazar los colorantes sintéticos. “Podemos utilizar los restos de los procesos de fabricación de papel o los desechos agrícolas, como la cáscara de mango o plátano, que es rica en celulosa, y luego utilizarla para hacer la coloración”, aduce Vignolini.

Otros en la red PlaMatSu están mirando más allá del color para implementar ideas de superficie extraídas de la naturaleza. Los equipos de la Universidad de Friburgo, Alemania, y la Universidad de Friburgo, Suiza, están analizando cómo las superficies rugosas de las plantas disuaden a los insectos. Podrían fabricar materiales biodegradables que podrían rociarse para evitar que los insectos se alimenten de un cultivo o paredes para disuadirlos.

Para el profesor Gianluca Maria Farinola de la Universidad de Bari, Italia, un químico sintético, las hermosas estructuras manipuladoras de luz de pequeñas algas llamadas diatomeas tienen muchos usos posibles.

Ha investigado moléculas y nanoestructuras para tecnologías LED, células solares y dispositivos ópticos. Mientras enseñaba a estudiantes de ciencias ambientales de pregrado, se encontró con diatomeas. Se inspiró para crear algas biónicas que pueden manipular la luz para tecnologías láser o para administrar medicamentos.

 

Diatomeas

Las diatomeas son algas unicelulares, cada una encerrada en sílice, su propia casa de cristal. Estos pueden tener forma de abanico o de varilla, en zigzag, circular o triangular. “Son hermosos objetos naturales que han inspirado a artistas, diseñadores de moda y arquitectos”, expone Farinola. Se encuentran en mares, lagos y estanques y fabrican al menos el 20% del oxígeno que respiramos.

“Las especies más grandes se pueden ver a simple vista, pero solo como pequeños puntos”, continúa Farinola. “No se puede apreciar la belleza de su forma y estructura”.

Bajo un microscopio, puede ver sus casas de vidrio llenas de poros o con una variedad de crestas y elevaciones. Estas marcas les ayudan a enfocar las mejores longitudes de onda de luz en la célula para la fotosíntesis, mientras dispersan o filtran las longitudes de onda dañinas. Los convierte en estructuras fotónicas naturales, lo que significa que son capaces de manipular la luz.

“Los cristales fotónicos se utilizan mucho en tecnologías láser”, dijo el profesor Farinola, y cree que las diatomeas pueden inspirarnos a crear nuevas tecnologías fotónicas que podrían ser para detección de luz, informática o robótica, por ejemplo.

 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es