Los eclécticos 60 de Tilda Swinton – Cine y TV

0
16

Katherine Matilda Swinton nació en Londres pero sus orígenes se encuentran en Escocia, donde tiene su residencia, cerca de Inverness, con sus hijos y su pareja, el artista alemán Sandro Kopp, de 42 años.

Su porte atípico, elegante y andrógino hace que con frecuencia se la perciba como una persona distante. Una supuesta frialdad que no es tal, según aseguran quienes la conocen bien, que destacan el entusiasmo arrollador que la actriz despliega en todos sus trabajos.

A estas alturas, la intérprete británica cuenta con la adoración de directores, crítica y audiencia, y su versatilidad le ha servido a lo largo de 35 años para meterse en la piel de todo tipo de personajes con sobrada solvencia, desde bruja blanca a psicoanalista octogenario.

Hija del séptimo Lord de Kimmerghame, el escocés John Swinton, y la australiana Judith Killen, fue educada en elitistas internados ingleses para la alta sociedad británica, donde se hizo amiga de la malograda Diana Spencer -que luego se convertiría en princesa de Gales-, y se licenció en Políticas en la prestigiosa universidad de Cambridge.

En 1984 dio sus primeros pasos en el mundo de la interpretación, en la Royal Shakespeare Company y desde entonces su carrera no ha hecho más que avanzar, tocando prácticamente todos los registros interpretativos.

Su debut oficial lo propició Derek Jarman, en 1985, con la cinta Caravaggio. Con él continuaría trabajando y produciendo otros siete títulos más, entre ellos Eduardo II, por el que Swinton ganó la copa Volpi a mejor actriz en la Mostra de Venecia de 1991.

Swinton siempre menciona a Jarman al explicar su dedicación a esta industria: “Él es la razón por la que yo soy actriz. Fue una experiencia muy profunda. No me puedo imaginar otra relación como ésa porque fue única y, además, mantuvimos una estrecha amistad. Conocerle fue una de las grandes bendiciones que he tenido”, ha dicho del director.

Para celebrar el 60 cumpleaños de la actriz, el canal de televisión por suscripción TCM tiene previsto emitir durante todo el día algunas de las películas más renombradas de la artista.

Tilda Swinton en “Solo los amantes sobreviven” (2014).

Entre ellas figuran Solo los amantes sobreviven, Flores rotas, ambas dirigidas por Jim Jarmusch; Tenemos que hablar de Kevin, de la realizadora Lynne Ramsay; El ladrón de orquídeas, adaptada por Spike Jonze o El curioso caso de Benjamin Button, de David Fincher.

La directora Sally Potter la eligió en 1992 para interpretar el papel de Orlando en la película del mismo título, basada en la novela de Virginia Woolf. También ha participado en filmes más comerciales como La playa de Danny Boyle, junto a Leonardo DiCaprio, o Vanilla Sky, la versión norteamericana de Abre los ojos de Alejandro Amenábar, que dirigió Cameron Crowe y protagonizaron Tom Cruise y Penélope Cruz.

Atesora incontables premios como el Globo de Oro a mejor actriz por En lo más profundo (2000) o el BAFTA y el Oscar a mejor actriz de reparto por Michael Clayton en 2008.

Más recientemente, ha trabajado a las órdenes de directores de culto como Wes Anderson, Luca Guadagnino o los hermanos Coen.

Su curiosidad innata le ha llevado, además, fuera del cine, a embarcarse en otro tipo de proyectos artísticos, con performances en museos como la londinense Serpentine Gallery o el MoMA de Nueva York.

Su vertiente camaleónica hizo que el legendario David Bowie la escogiera en 2013 como compañera de reparto en el vídeo clip de su tema The Stars (are out Tonight).

Y esa peculiar imagen le ha funcionado muy bien también en el selectivo mundillo de la moda. Ahí el diseñador alemán Karl Lagerfeld –toda una eminencia del sector hasta su muerte el pasado año– la llegó a definir como “icono atemporal de elegancia”, mientras que los holandeses Viktor Horsting y Rolf Snoeren –de la firma Viktor & Rolf– crearon una colección inspirada en Swinton.

La actriz celebra 60 años en un momento prolífico y dulce. En la última edición de la Mostra de Venecia, el pasado septiembre, se le concedió el reconocimiento a toda su carrera con el León de Oro honorífico.

Cumplió, también, uno de sus “sueños” al haberse convertido este verano en la protagonista del corto La Voz Humana de Pedro Almodóvar, una adaptación libre y en inglés del monólogo de Jean Cocteau.

Fuente -> http://www.abc.com.py