Los coches más queridos y polémicos del rey emérito

0
28

José Manuel González Torres

A Juan Carlos I, rey emérito de España, –monarca desde 1975 hasta su abdicación en 2014– la afición por los coches le venía de cuna. La Familia Real lleva décadas atesorando algunas de las unidades más exclusivas del mundo del motor. El tipo de vehículo es lo de menos: desde helicópteros hasta motocicletas pasando, obviamente, por los coches más caros de la época.

El Audi Quattro Sport es el mejor ejemplo. En España, más que por su nombre, se le conocía, como a tantos otros, por: ‘el coche del rey’. Por ese entonces, su precio y sus prestaciones no tenían rival en su segmento, como tampoco en la mente de los españoles. Eso sí, antes de echarnos las manos a la cabeza, deberemos aclarar a quién pertenece ese objeto. Muchos de los vehículos forman parte de la inmensa lista de propiedades del Patrimonio Nacional, dado que son legado de la Corona. Otros tantos, obviamente, son propiedad privada e incluso regalos realizados de manera individual a nuestro ex rey. Además, no debemos olvidar que su imagen estaba relacionada con el éxito hasta hace no mucho. Sus apariciones en televisión, y sus amistades, le convertían en el mejor suscriptor para marcas como Audi o Lexus, que le prestaban los modelos tope de gama durante una temporada. 

Sabemos que se ha codeado con los Ferrari más gamberros, en los circuitos míticos de medio mundo, e incluso se han puesto a subasta algunas unidades, bajo la propiedad del Patrimonio Nacional. 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es