Latinoamérica es la región más cara para adquirir alimentos nutritivos – Mundo

0
57

MÉXICO (EFE). El último informe de la FAO sobre el estado de la seguridad alimentaria y nutricional en el mundo, indicó que en América Latina y el Caribe para 2030 se afectará a 67 millones de personas y esta previsión se hace sin considerar el covid-19, refirió.

“Estamos hablando de casi un 10% de aumento de la pobreza y el hambre para 2030 y esto francamente en 2021 simplemente no se vale”, apuntó Lina Pohl, representante de la FAO en México.

Ante este escenario, Pohl consideró necesario transformar los sistemas alimentarios “porque en la región cuando nos preguntamos ¿por qué no tenemos acceso a los sistemas alimentarios nutritivos? pues porque la región de América Latina y el Caribe es la región más cara del mundo para adquirir alimentos sanos y nutritivos”.

Dijo que ello contrasta con el hecho de que América Latina tiene la mayor diversidad del mundo, “con mayor número de frutas, legumbres y demás que podrían estar accesibles a las personas”.

Pohl, junto con otros especialistas, participó en la conferencia virtual “Pobreza alimentaria ¿el verdadero efecto de la pandemia en México?”.

La representante de la FAO dijo que es importante integrar la nutrición a los enfoques de la agricultura y reducir los factores que aumentan los costos en la producción como el almacenamiento, el transporte, la distribución y la comercialización de alimentos.

Además de reducir las pérdidas y desperdicios de alimentos ya que si esto se reduce podemos lograr alimentar a nuestra población.

El secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, que mide la pobreza en México, José Nabor Cruz, dijo que en México la pobreza alimentaria está muy marcada

“En México apenas el 56% de los hogares puede consumir diariamente frutas y verduras, pero en estados como Guerrero y Chiapas, sur del país, es apenas el 30%, mientras que el contraste con estados del norte, como Nuevo León y Baja California, donde el porcentaje de casi el 75%”, apuntó.

Precisó que antes de la contingencia sanitaria del covid-19, unos 25 millones de mexicanos reportaban carencia por acceso a la alimentación y que entre el 40% y el 50% de la población “no puede contar con una dieta balanceada, con consumo de frutas y verduras”.

El presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Julio Santaella, señaló que en México el nivel de ingresos es muy importante para distinguir los sujetos que podrían estar en peligro ante una situación de pobreza alimentaria.

Puso como ejemplo que en Oaxaca el ingreso promedio es de 7.165 pesos (unos 335 dólares) y el 42% se destina a alimentos, bebidas y tabaco, mientras que en Nuevo León, con casi el doble del ingreso, unos 14.000 pesos (655 dólares), se destina el 29%.

Destacó que los alimentos en los que más gastan los mexicanos durante la pandemia son carnes, cereales, verduras leguminosas y semillas.

En México, la pandemia del covid-19 ha dejado más de 83.000 muertos y casi 804.000 casos confirmados en México, además de una contracción histórica anual de 18,7% del PIB en el segundo trimestre del año por el cierre de la economía por las restricciones.

Hambre en el mundo

Más de 821 millones de personas en el mundo sufren hambre crónica, y otros 135 millones viven con hambre o con carencias críticas en su alimentación, a las que se podrían añadir 130 millones de personas a causa de la pandemia.

El número de personas que padecen inseguridad alimentaria aguda en el mundo aumentó casi un 70% en los últimos cuatro años, y la crisis económica provocada por la crisis sanitaria podría comportar una “pandemia de hambre”, advirtió el Programa Mundial de Alimentos (PMA), organismo dependiente de la ONU.

“Necesitamos urgentemente un apoyo adicional de los donantes, quienes, por supuesto, están de por sí sujetos a una gran tensión a causa del impacto de la pandemia en sus propios países”, dijo el portavoz del PMA en Ginebra, Tomson Phiri.

Fuente -> http://www.abc.com.py