¡Las siete maravillas del mundo están más cerca! – 780 AM

0
17

Un motor de misil explotó este jueves en una base militar de la Armada de Rusia en Arkhangelsk, provocando un incendio que al momento ha dejado un saldo de dos muertos y 15 heridos. Se trata de un centro de pruebas de proyectiles balísticos nucleares utilizados por la flota de submarinos rusa y el municipio de Severodvinsk reportó una leve suba en los niveles de radiación en la zona. En un comienzo las agencias rusas habían reportado que el incendio se había producido en un buque de guerra en el puerto de Severodvinsk, aunque luego el Ministerio de Defensa indicó que ocurrió a 30 kilómetros de allí y en tierra, cerca del pueblo de Nyonoska. El hecho habría tenido lugar durante una prueba de equipamiento militar realizada por especialistas civiles y el incendio se habría luego expandido, según indicó la agencia TASS. “Como resultado del incidente, seis empleados del Ministerios de Defensa y un desarrollador resultaron heridos. Dos especialistas murieron por sus heridas”, indicó el Ministerio de Defensa en un comunicado. El número de heridos fue posteriormente subido a 15, de acuerdo a la agencia Sputnik. Al momento de la explosión se estaba probando un sistema de propulsión líquida en el motor de un misil, indicaron las autoridades, aunque había también reportes de que se trataba de un motor a reacción. Esta discrepancia, aún no aclarada, usualmente marca la diferencia entre un misil balístico y uno de crucero. El incidente ocurrió a unos 30 kilómetros de Severodvinsk, donde se encuentra una base naval militar de la Armada de Rusia que contiene misiles balísticos nucleares utilizados por la flota de submarinos y un campo de pruebas, indicó la agencia Ria Novosti. “Los niveles de radiación son normales”, agregó el ministerio, asegurando que los arsenales no fueron tocados y que ninguna “sustancia peligrosa” fue liberada al medio ambiente. Sin embargo, el municipio de Severodvinsk indicó que los niveles de actividad radioactiva “subieron por breve período de tiempo” tras la explosión. “Actualmente se han normalizado”, indicaron en base a los sensores automáticos de detección de radiación que operan en la zona. Los misiles balísticos nucleares son separados de sus ojivas atómicas al momento del almacenamiento y mientras se realizan pruebas o mantenimiento en sus motores, precisamente para evitar accidentes de este tipo. El montaje de las cabezas sólo se hace poco antes del despliegue o utilización. “Hay heridos”, había confirmado minutos antes el jefe regional Igor Orlov a la agencia de noticias TASS, agregando que los servicios de emergencia se encuentran en la zona de Severodvinsk. No se ha decretado, al momento, la evacuación de los civiles en la zona. “Las razones ahora se están aclarando, aunque se sabe que esto sucedió durante el trabajo de los civiles, no del ejército”, dijo la fuente. Accidentes recurrentes Se trata del segundo incidente en instalaciones militares rusas en una semana, luego de que el lunes estallara un arsenal de artillería en Krasnoyarsk, Siberia, dejando un saldo de un muerto, 13 heridos y 15.000 evacuados. Estos hechos, sumados al incendio ocurrido en julio a bordo del submarino nuclear Losharik, durante el cual murieron 14 tripulantes, están evidenciando la crónica falta de mantenimiento que sufre el equipamiento de las Fuerzas Armadas en Rusia y el peligro que representa este deterioro. Fuente: Infobae

Fuente: www.780am.com.py