Las hermanas Osgood y Waldstein Press – Cultural

0
35

Agnes Haswell Osgood (1844-1929), Bertha Stevens Osgood Miller (1847-1917) y Mabel Gray Osgood Wright (1859-1934), también conocida como «Barbara», eran las tres hijas de Ellen Haswell Murdock Osgood (1820-1906) y el reverendo Samuel Osgood (1812-1880), pastor de la «Iglesia del Mesías», como se solía llamar a la Segunda Iglesia Congregacional Unitaria de Nueva York –aunque, más adelante, se uniría a la Iglesia Episcopal–.

06 de diciembre de 2020 – 01:00

Cuando las tres hermanas crecieron, no se les permitió estudiar –como su padre lo había hecho– en la Universidad de Harvard. A cambio, recibieron una buena educación en una escuela privada para mujeres, donde Agnes destacó en la música, Bertha decidió dedicarse a la pintura y Mabel, que había visto frustrado su deseo de convertirse en doctora, descubrió que también podía escribir bastante bien.

Los miembros de la familia Osgood vivían durante todo el invierno en su casa de Nueva York, en cuya biblioteca, de paredes totalmente cubiertas de estanterías solían reunirse tras la puesta del sol para disfrutar de sus amenas veladas nocturnas, y pasaban los veranos en Waldstein, la finca que tenían en Fairfield, Connecticut (y que luego cambió de nombre a Mosswood). Samuel había comprado aquel terreno en 1857, y había levantado allí una casa grande y acogedora con muchas habitaciones. Samuel dedicó sus últimos años a escribir ensayos y artículos para revistas y periódicos, entre ellos el New York Evening Post, donde Mabel, a los 16 años, publicó su primer poema.

Cuando el reverendo Osgood murió inesperadamente en abril de 1880, antes de cumplir 70 años, Bertha, la hermana del medio, ya estaba casada y ya se había mudado de la casa de su niñez y primera juventud. Cuatro años después de la muerte de Samuel, un día de finales de septiembre de 1884 en Nueva York, Mabel, la hermana pequeña, contrajo matrimonio con un joven inglés bibliófilo, coleccionista y vendedor de libros raros, y además editor, sobre todo de poetas, llamado James Osborne Wright (1851-1920), y la nueva pareja se marchó a vivir a Londres. Por su parte, Agnes, la hermana mayor, se quedó a vivir con su madre viuda, residiendo la mayor parte del tiempo en Waldstein, y allí montó ella sola una pequeña imprenta y se convirtió en tipógrafa autodidacta. Para 1889, ya había terminado de editar e imprimir veinticinco hermosos ejemplares de dos volúmenes de ensayos de su padre, con el título: Letters to the Evening Post Written at Home and Abroad. Llamó a su sello Waldstein Press, en honor a la finca familiar. Para el frontispicio del primer volumen, Agnes eligió un retrato de su padre, y para el frontispicio del segundo volumen utilizó una fotografía de ella misma trabajando en su modesta prensa.

Algún tiempo después, su hermana Mabel regresó a Waldstein, ahora acompañada por su esposo inglés, James. Mabel y James fueron, según todos los testimonios, muy felices en Waldstein: «Él estaba, si es posible, incluso más absorto en la naturaleza que yo misma», recordaría ella muchos años después (1). Mabel siguió escribiendo artículos para el New York Evening Post y otros medios, y luego –en algunos casos, más adelante, firmando con el seudónimo de «Barbara» (y en algunas novelas retratando a James con el nombre ficticio de «Evan»)– también libros, muchos y memorables –algunos ilustrados con fotografías hechas por ella misma, pues Mabel también era una excelente fotógrafa amateur–, como The Friendship of Nature (1894), Birdcraft (1895) –con impresionantes ilustraciones de John James Audubon–, Citizen Bird (1897), Flowers and Ferns in Their Haunts (1901) o The Garden of a Commuter’s Wife (1901), dedicado con un guiño a su querido James («The Commuter»), por citar unos cuantos al azar. En 1895, fue admitida –y estuvo entre las primeras mujeres en serlo– en la Unión Estadounidense de Ornitólogos como miembro, en 1898 se convirtió en la primera presidenta de la Sociedad Audubon de Connecticut, de la cual además había sido una de las fundadoras, y en 1914, cerca de la vieja y querida finca familiar, construyó el Birdcraft Sanctuary, que es el refugio de aves canoras más antiguo de Estados Unidos. Y bueno, amables lectores, este ha sido un retazo de la curiosa historia de las tres talentosas hermanas Osgood y su época, que cruza el otoño del siglo XIX y la infancia del siglo XX con sus encantadoras aventuras editoriales, conyugales, familiares, amorosas, fotográficas, literarias, tipográficas, ornitológicas… y las del sello casero Waldstein Press: una familia, una finca, un santuario y una imprenta que sumaron algo de belleza y utilidad a la sociedad en la cual les tocó en suerte existir. La vida pasa, las obras quedan.

Notas

(1) «Mabel Osgood Wright Recalls Pleasures and Adventures of a Busy Literary Life», en: Bridgeport Sunday Post, 8 de marzo de 1925.

[email protected]

Fuente -> http://www.abc.com.py