Las avispas usan un arma biológica para esclavizar a las mariquitas

0
132

La mariquita, ese encantador coleóptero que puebla nuestros jardines, puede transformarse en un ‘zombi sin voluntad’ para servir a los propósitos de las larvas de la avispa Dinocampus coccinellae, que después la convertirán en su alimento.

Un estudio de 2015 liderado por la bióloga Nolwenn Dheilly, de la Universidad de Stony Brook, en Nueva York, describe el proceso: la avispa pone sus huevos dentro de la mariquita; a los 20 días, una cría sale de su casera y se envuelve en un capullo que su víctima cuida quedándose quieta sobre él.

Cuando el huevo de la avispa se deposita dentro del coleóptero, una larva de avispa brota de su vientre y teje un capullo entre sus patas. Ante este desafortunado destino, la mariquita no muere, sino que se paraliza, retorciendo su caparazón involuntariamente para alejar a los depredadores hasta que la avispa adulta emerge, una semana después.

Cómo la avispa D. coccinellae esclaviza a su huésped había sido un misterio, pero a partir de este revolucionario estudio, los investigadores creen que este insecto tiene un cómplice: un virus recientemente identificado que ataca el cerebro de las mariquitas, y las convierte en una especie de zombi.

Como se detalla en la publicación científica, la avispa, además de depositar sus huevos, inocula a la mariquita el virus DcPV, que ataca su sistema nervioso y le causa parálisis. Para acabar, una vez desarrolladas, las avispas se comen al bicho desde dentro.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es