“La Virgen sabe por qué este año tuvo que ser así” – Nacionales

0
25

A pesar de las restricciones, dos parejas que llegaron desde el interior del país quisieron acercarse lo mejor que se podía hasta la Basílica de Caacupé a cumplir sus promesas y presentar sus agradecimientos. Sorprendidos por la soledad y el silencio en la Villa Serrana, pero firmes en su fe, sostuvieron: “La Virgen sabe por qué este año tuvo que ser así”.

08 de diciembre de 2020 – 11:11

Hay viajes y misiones que no se pudieron suspender, como la de estas dos parejas que llegaron desde el interior del país, ignorando las restricciones establecidas, cumpliendo hasta donde podían las medidas sanitarias, decididas a acercarse lo mejor posible a la imagen de la Virgen de Caacupé.

Lea más: Misa central de Caacupé, en silencio y con la explanada vacía

Petrona y José vinieron desde San Juan Bautista, Misiones, a pedirle a la Virgen la bendición de poder ser padres. De rodillas ante la Basílica y portando tapabocas, la pareja realizó sus plegarias.

Por su parte, Nelson y su señora llegaron desde Caaguazú. “Vinimos a cumplir nuestra promesa. Ya lo hicimos. No fue como calculamos, pero así están las cosas y es por algo. La Virgen, nuestra gran madre, sabe quién hizo el bien y quién hizo el mal. Pedimos por nuestro trabajo y agradecimos por la salud, por la familia y por el trabajo. Soy camionero y, gracias a Dios, seguimos trabajando. No esperábamos que fuera así, es un año muy diferente”, manifestó Nelson.

Petrona y José pidieron a la Virgen de Caacupé, la bendición de poder ser padres

Lea más: Tradicional “bomba pu” en la Basílica recibió inusual 8 de diciembre en Caacupé

Al igual que estas parejas, varios fieles no pudieron contenerse y se acercaron hasta Caacupé. No permanecieron por mucho tiempo, pero se fueron satisfechos por haber cumplido su promesa, aunque lamentaron el ambiente desolado que presenta la ciudad.

Este año no se vio la “caravana de los promeseros”, los tradicionales vendedores de todo tipo de recuerdos de Caacupé, niñas vestidas con el manto de la Virgen Azul de Caacupé cumpliendo sus promesas o la de sus padres, grupos religiosos de todo el país y países vecinos ni medios de comunicación realizando maratónicas coberturas. La fe se vive en los hogares, en espera de un diciembre de 2021 tan festivo como los anteriores.

Fuente -> http://www.abc.com.py