La Virgen como inspiración del arte y la expresión de un pueblo

0
22

La Virgen María es una de las fuentes más notables de inspiración para el arte, desde hace siglos y hasta nuestros días. Hoy, en el día de la festividad de la Virgen de los Milagros de Caacupé, patrona del Paraguay, y fiesta universal de la Inmaculada Concepción, el artista en metal Diego Céspedes, y la docente en Historia del Arte Nelly Aquino, señalan la relevancia de la figura de esta sencilla mujer como motivación en el arte. “Artistas importantes han realizado obras de gran belleza y calidad, como por ejemplo, en el Renacimiento, Rafael Sanzio, que representa a la Virgen con una belleza extraordinaria; Murillo, también con varias obras de gran relevancia”, explica Aquino. La docente y especialista en mosaicos indica que en las obras marianas se utilizan técnicas variadas, desde pintura mural, en los templos, pasando por el óleo, las esculturas, y luego ya a otros materiales, como vidrio, madera, metal, etcétera. Por otro lado, indica que a María se la representa en sus diferentes roles, pero, sobre todo, como compañía para la gente sencilla. “Ella siempre fue vista como madre y compañera del pueblo, y eso se observa en las escenas que estos artistas han recreado; la Anunciación, en compañía de santos, como el caso de Santo Domingo a quien entrega el rosario; junto a la cruz o también con corona”, añade Aquino. SATISFACCIÓN. “En lo personal, realizar obras de arte relacionadas con la Virgen María ha sido una satisfacción muy grande. No me dedico a obras religiosas, trabajo en proyectos variados, pero mis experiencias con obras marianas siempre han sido muy especiales; es como si hubiera algo providencial cuando me toca hacer un trabajo de ese tipo. Siento como una predilección, un privilegio”, comenta el escultor Diego Céspedes, que trabaja principalmente con el metal. “Técnicamente no hay problemas, pero a veces surgen inconvenientes. Por lo general, me mantengo sereno, pues creo que el bien siempre es más fuerte, que la luz es más fuerte que la oscuridad y siempre llegará la victoria. Es grande poder representar a una mujer que es ejemplo de un amor incondicional”, apunta. Céspedes considera que cada obra mariana es un aporte para la cultura, pues expone el deseo y el amor de mucha gente sencilla. “Además, haciendo arte se puede dejar un legado o un aporte, una huella en la vida. Cada obra es como una palabra eterna que espera ansiosa a todo aquel que quiera escuchar”, concreta.Mosaico de la Virgen de Caacupé en el VaticanoEn 2017 se inauguró el mosaico de la Virgen de Caacupé en los Jardines Vaticanos. La obra fue realizada por el mosaiquista veronés Albano Poli y su atelier Arte Poli. “La imagen es muy querida y venerada. Se encuentra en el Bastión de devociones marianas en los Jardines Vaticanos, cerca de donde el papa Pío XII vio danzar el sol antes del dogma de la Asunción y donde diariamente los papas Benedicto XVI y Francisco rezan el rosario”, explica el ex embajador, Esteban Kriskovich, quien impulsó la instalación de esta obra.Opiniones“Es una de las más antiguas” “La representación de las Virgen María, a través de expresiones artísticas, es una de las más antiguas en este campo, pues aparece entre las primeras manifestaciones paleocristianas. Ya en las catacumbas se tienen imágenes de esta mujer. Luego a lo largo de la historia siempre fue representada como compañía del pueblo cristiano, de la gente. Por eso, cada civilización, cada cultura, tiene advocaciones”. Lic. Nelly Aquino, docente de arte.“Contribuye a la expresión del pueblo”“Creo que las creaciones artísticas marianas representan un aporte a la cultura, pues son la expresión de un pueblo y la expresión del amor incondicional de una Madre; es decir, algo muy grande. Este tipo de obras contribuyen así a fortalecer un legado cultural, pues representan una época, la fe, las tradiciones. ¿Cómo puede haber algo de malo en una imagen que muestra el amor incondicional de una madre?”. Diego Céspedes ,escultor

Fuente -> http://www.ultimahora.com