la versión más deportiva y prestacional

0
15

Este superventas del segmento B se actualizó en 2017, año en el que perdió la carrocería tres puertas y su extraña variante familiar. Fue el primer modelo del grupo Volkswagen en fabricarse sobre la plataforma modular MQB A0 que también utilizan sus primos Audi A1 y Volkswagen Polo. Tres años más tarde, Seat incrementa el atractivo del Ibiza para el público más pasional, dotándolo del motor gasolina 1.5 TSI de 150 CV y el cambio automático DSG de 7 velocidades.

Esta combinación no solo es la más potente, también introduce el cambio de doble embrague DSG 7, clave para mejorar su confort en marcha y ofrecer una conducción sencilla pero prestacional. El bloque de 1.5 litros de cuatro cilindros y turbo rinde 150 CV (110 kW) de potencia entre las 5000 y 6000 revoluciones por minuto, concediendo el par máximo de 250 Nm entre las 1500 y 3500 vueltas. Los datos hablan de un motor elástico, con una entrega de potencia continua e intensa durante todo el cuenta vueltas. Un motor consagrado en el grupo Volkswagen y que cumplirá con las expectativas de los conductores más puristas del Ibiza, a excepción del cambio automático. 

Un equilibrio perfecto

Este propulsor permitirá al Seat Ibiza alcanzar una velocidad máxima de 219 km/h y firmar una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 8,2 segundos. La velocidad, como bien sabemos, tampoco podría alcanzarse en nuestras carreteras pero la aceleración es clave para moverse con agilidad entre el tráfico urbano. Además, con el cambio automático nos ahorraremos tener que cambiar de marcha durante una retención. El DSG lleva años acompañando los lanzamientos más vanguardistas de Volkswagen, por lo que conocemos de sobra la suavidad y rapidez entre transiciones, un aspecto clave a la hora de movernos por vías interurbanas o carreteras secundarias. 

La nueva combinación no busca la potencia sin sentido, nada más lejos de la realidad. La utilización de este bloque, junto a la transmisión automática, tiene el objetivo de mejorar las prestaciones pero también la eficiencia. Este Seat Ibiza 150 CV DSG 7 homologa un consumo medio entre los 5,6 y 6,4 litros a los 100 kilómetros en ciclo WLTP, con unas emisiones de 128 a 147 gramos de CO2 por kilómetro. 

El Seat Ibiza 1.5 TSI de 150 CV DSG está disponible con el acabado deportivo FR y un precio de partida de 24930 euros. Si optamos por un mayor equipamiento, podemos escoger la versión especial FR GO con sistema de navegación, pantalla de 8 pulgadas, aplicación Seat Connect, sensores de aparcamiento, cámaras de visión trasera y conectividad con Apple CarPlay y Android Auto por 25340 euros.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es