La suspensión de los test de vacuna china aviva guerra política en Brasil

0
19

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), que el lunes detuvo las pruebas, y el Instituto Butantan de São Paulo, que coordina los test de la llamada Coronavac en Brasil, chocaron este martes sobre las formas y razones de una decisión que el jefe de Estado no ha dudado en capitalizar políticamente.”Una más que Jair Bolsonaro gana”, escribió en sus redes sociales Bolsonaro, quien semanas atrás desautorizó al ministro de Salud, Eduardo Pazuello, al vetar la compra de dosis del inmunizante chino por parte de su Gobierno. Las pruebas de la Coronavac fueron suspendidas por Anvisa, un órgano autónomo, aunque vinculado al Ministerio de Salud, después de registrarse un “evento adverso grave no esperado”, que, según el atestado policial al que tuvo acceso la prensa local, sería la muerte por suicidio de un voluntario de 32 años por causas aún bajo investigación. Este revuelo en torno a la vacuna china inflama el conflicto político entre Bolsonaro y el gobernador de São Paulo, Joao Doria, principal adversario del presidente dentro del espectro conservador y posible candidato presidencial de cara a las elecciones de 2022. Ambos han mantenido un duro enfrentamiento durante la pandemia, con graves descalificativos y opiniones radicalmente opuestas en temas como la adopción de medidas de distanciamiento social o la obligatoriedad de la aplicación de la futura vacuna. Lea más: Vacuna de Oxford contra el Covid genera respuesta inmune en ancianos “Lo que el ciudadano brasileño no necesita hoy es una Anvisa contaminada por una guerra política. ¿Existe guerra política? Claro que existe, pero tiene que quedarse fuera de estos muros”, reconoció el director-presidente de Anvisa, Antonio Barra, en una rueda de prensa. Brasil es uno de los países más afectados por el Covid-19 junto con Estados Unidos y la India, y hasta el lunes acumulaba 162.628 óbitos relacionados con la enfermedad y cerca de 5,7 millones de infectados. Brasil mantiene suspendidos los ensayos de Sinovac Barra afirmó este martes que la decisión de suspender los experimentos de la vacuna de Sinovac fue puramente “técnica” y está recogida dentro de los protocolos internacionales. Asimismo, aseguró que hasta la fecha han recibido informaciones “insuficientes e incompletas” sobre el suceso que no les permiten autorizar la retomada de los ensayos, y que “objetivamente” no les ha sido expuesto que se trata de un suicidio. “Con lo que teníamos, no teníamos otra alternativa. Anvisa no es socia de ningún desarrollador, laboratorio o instituto”, aseveró Barra para defender la independencia del órgano, que tiene en su mano homologar los medicamentos y vacunas que pueden ser aplicados en el país. “¿Qué hay de malo en aguardar la recepción de los documentos que nos permitirá tomar una decisión con la responsabilidad que demanda? ¿Cuál es el motivo de las prisas?”, se preguntó Barra. Además, rechazó cualquier comparativa con lo que sucedió con la vacuna que desarrolla la Universidad de Oxford con el laboratorio británico AstraZeneca, cuando, ante la muerte de otro voluntario, optaron por no parar las pruebas porque se trataba de un “evento adverso grave esperado”. Barra se refirió al fallecimiento el mes pasado de un médico de 28 años que recibió un placebo de la vacuna de Oxford y acabó muriendo por complicaciones relacionadas con el Covid-19, lo que, según el criterio de Anvisa, entra dentro de lo posible en este tipo de estudios. Nota relacionada: Casi 50 millones de casos de coronavirus en el mundo El Gobierno de Bolsonaro apuesta por el antídoto de Oxford y AstraZeneca, instituciones con las que firmó un acuerdo para la compra de 100 millones de dosis y el traspaso de la tecnología para fabricar el inmunizante en el país, mientras que la Administración de São Paulo optó por aliarse con Sinovac. “Muerte, invalidez, anomalía. Esa es la vacuna que Doria quería obligar a los paulistanos a tomar”, manifestó este martes Bolsonaro, un anticomunista declarado, en su mensaje en Facebook, sin presentar pruebas o evidencias de tal afirmación. Indignación y sorpresa en São Paulo Antes de las explicaciones de Anvisa, las autoridades de São Paulo manifestaron su “sorpresa” e “indignación” por la suspensión de los ensayos de la Coronavac y defendieron que la muerte del voluntario “no tienen relación con la vacuna”. “Es imposible que haya relación de ese evento con la vacuna”, garantizó el director del Instituto Butatan, Dimas Covas, quien espera que entre “hoy y mañana” puedan retomarse los ensayos. En la misma línea se manifestó Sinovac, que en un escueto comunicado divulgado en Pekín se mostró convencida de “la seguridad” de su vacuna y dijo que sus análisis “se están llevando a cabo de manera rigurosa”. El óbito del voluntario ocurrió el 29 de octubre y el Instituto Butatan le notificó a Anvisa sobre los hechos el pasado día 6, dentro de los plazos establecidos en los protocolos, pero el órgano regulador alegó que sólo les llegó el aviso tres días después por culpa de un “ataque cibernético”. Le puede interesar: Bolsonaro cancela compra de vacuna china para Covid-19 Fue entonces cuando Anvisa comunicó a las partes, por correo electrónico, que había decidido suspender temporalmente las pruebas hasta obtener más informaciones. Sin embargo, Covas criticó que se enteró por la prensa y que ni él ni los responsables del estudio recibieron una llamada para explicarles la decisión. “¿No sería más justo, más ético y más comprensible programar una reunión para discutir eso?”, se preguntó Covas. Por su parte, Joao Gabbardo, coordinador del Centro de Contingencia del Covid-19 de São Paulo y antes secretario en el Ministerio de Salud, calificó de “injusticia” el parón de los experimentos y cargó veladamente contra la actitud de Bolsonaro. “Algunas personas festejan el hecho de que haya aparecido un óbito y crean esta confusión para intentar desmoralizar una vacuna que está siendo fabricada y producida por el Butantan junto con el laboratorio de China”, subrayó.Fuente: EFE.

Fuente -> http://www.ultimahora.com