La química de la explosión de Beirut: el nitrato de amonio

0
50

En un hilo de Twitter, el divulgador explicaba hace unos días la naturaleza del nitrato de amonio y su carácter explosivo. En esencia, Gomollón nos explica que el nitrato de amonio se usa, sobre todo, como fertilizante. Tiene un alto contenido en nitrógeno, lo que estimula el crecimiento de las plantas. 

El nitrógeno no es peligroso por sí mismo (de hecho, un 78 % del aire que respiramos es nitrógeno). Pero la molécula (N₂) la conforman dos átomos de nitrógeno muy fuertemente unidos, por un triple enlace, en una unión que es muy difícil de romper; de hecho, como Fernando explica en su hilo, “es el enlace químico más fuerte entre dos átomos iguales”. 

Por eso, los compuestos de nitrógeno son, a menudo, inestables. Romper el enlace químico del nitrógeno cuesta muchísimo esfuerzo, y desencadena mucha energía. De hecho, los compuestos de nitrógeno llevan usándose como explosivos desde hace años. 

No obstante, el nitrato de amonio, en sí mismo, tampoco es peligroso. “Es estable y puede almacenarse con tranquilidad. El problema llega cuando se le acerca una llama, un chispazo… o, simplemente, se alcanzan temperaturas demasiado altas”, cuenta. 

Cuando esto ocurre, el nitrato de amonio reacciona: “Los átomos de nitrógeno, por un lado, se unen y forman moléculas de nitrógeno gas. Los otros “ingredientes” (oxígeno, hidrógeno) hacen lo mismo, produciendo oxígeno y vapor de agua”, explica el divulgador. 

La explosión se produce por la liberación de energía y la gran cantidad de gas, que ocupa más volumen y que quiere escapar. 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es