La OMS alerta de que las mascarillas pueden ser un foco de infección

0
76

La Organización Mundial de la Salud ha publicado un informe sobre el uso razonable de los equipos de protección individual (EPIs) en el que, ademas, avisa de que las mascarillas fabricadas con algodón pueden ser una fuente potencial de infección de coronavirus, ya que estas no son resistentes a los fluidos, por lo que pueden retener la humedad y contaminarse y se desconocen los microorganismos que son capaces de atravesar la barrera de protección que representa el algodón.

Esta consideración se realizó después de haber realizado nuevas pruebas para seleccionar qué elementos pueden ayudar a contener la pandemia y cuáles no. Por ello, ha recomendado a la población no usar máscaras faciales en público pues, si bien las máscaras podrían ayudar a limitar la propagación de la enfermedad, no son suficientes por sí mismas y, en esencia, pueden suponer un foco de contagio debido a su mal uso -la reutilización- o a la falta de capacidad para resistir los fluidos. Así, aunque el virus puede ser transmitido por personas que no tienen síntomas (asintomáticos), aún debe propagarse a través de gotitas o superficies contaminadas.

 

Tipos de mascarillas

Existen dos tipos de mascarillas desechables: las de algodón y las mascarillas filtrantes N95 (normalmente empleados por los profesionales sanitarios). ¿Cuál es la mayor diferencia entre ambas? Que la mascarilla filtrante N95 tiene una capacidad de filtrado de partículas del 95% -de ahí su nombre- (las FFP2 tienen una capacidad de filtrado del 92%) y las mascarillas faciales quirúrgicas no pueden bloquear la entrada de virus que se transmiten por el aire a tu cuerpo. Las mascarillas N95 son escasas por lo que deben dejarse para quienes están en contacto con el virus, como son los profesionales de salud.

 

 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es