La Fórmula E sirve como banco de pruebas para DS Automobiles

0
20

José Manuel González Torres

Muchos no nos hacemos a la idea de todo el trabajo que hay tras el lanzamiento de un coche. El desarrollo de un automóvil implica años de proyectos paralelos que deberán coincidir en un punto exacto. Es necesario un equipo de diseño pero también un grupo de ingenieros encargados de la electrónica, otro para la suspensión, sin olvidar el del chasis o los técnicos del software, y esos son sólo unos pocos. Previamente, las firmas trabajan en sistemas que no pueden ponerse a prueba en bancos virtuales y que deben ser testados por profesionales. Ahí entra en juego la competición. Desde los inicios del automóvil, las carreras han sido la mejor línea de investigación para los fabricantes, sea cual sea la categoría, el campeonato o el entorno. La electrificación es imparable así que la Fórmula E se ha convertido en el laboratorio de marcas como DS Automobiles, presente en el Gran Prix cero emisiones desde 2015. Tras cinco temporadas en parrilla, la escudería francés DS Techeetah se ha alzado con la doble corona de la competición: el mundial de constructores y el de pilotos. 

El Campeonato ABB FIA de Fórmula E es todavía desconocido para las masas. Pese a la implicación de los mayores productores de automóviles del planeta, pocos conocen a los pilotos que se miden en circuitos urbanos de todo el mundo. Eso no quita que la competición estuviera de lo más apretada. DS Techeetah ha peleado contra rivales de renombre como Audi, BMW, Mercedes-Benz, Mahindra, Nissan, Jaguar e incluso Porsche, entre otros. En la parrilla eléctrica la experiencia es un grado y los monoplazas deben ser fiables, prestacionales y rápidos, muy rápidos. Los buenos resultados del DS E-Tense FE20 catapultaron al portugués Antonio Félix Da Costa y al francés Jean-Eric Vergne hacia la victoria en el certamen de pilotos, otorgando la corona como constructores a la escudería DS Techeetah. 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es