La agricultura es la única forma que se tiene para salir del déficit financiero

0
47

La soja se encuentra en pleno desarrollo en este momento.

La actividad agrícola es la única vía que tiene el país de salir adelante y hacer frente con éxito al déficit financiero que registra como consecuencia de la pandemia de Covid-19. El campo no paró, pero el clima seco generó un impacto negativo en el sector. Las últimas lluvias registradas dieron un respiro al cultivo de soja que se encuentra en pleno proceso de desarrollo en Alto Paraná.

Aureo Frigueto, presidente de la Coordinadora Agrícola del Paraguay, regional Alto Paraná, afirmó que el clima seco generó pérdidas en el campo. Acotó que las lluvias que se vienen registrando resultan bastante positivas. “Bastante perjuicio por el hecho de que atrasó la siembra de la soja, que es un cultivo que necesita mucha agua y en estos últimos 30 días más o menos tuvimos en algunos que otros lugares algunas lluvias, pero sí en líneas generales bastante seco y eso sí o sí afecta. Hoy no podemos cuantificar aún, porque está en etapa de crecimiento, pero más adelante vamos a ver el perjuicio de todo esto”, refirió.

Comentó que ya terminó la etapa de siembra y ahora la oleaginosa se encuentra en plena etapa de crecimiento. “Los plantines están creciendo y necesitan de agua, pero lastimosamente no tuvimos la cantidad necesaria de agua. El subsuelo está muy seco, por eso las lluvias registradas fueron muy beneficiosas. El productor hoy está muy feliz. Nosotros dependemos mucho de lo que es clima, la naturaleza, con ese clima en que estábamos, a quienes le alcanzó la lluvia esta de mil maravillas”.

Con relación al financiamiento de la presente zafra, señaló que se da tres situaciones. Primero el autofinanciamiento, es decir, el productor absorbe; luego la financiada por empresas privadas, que se da en una gran mayoría y algunos casos con participación de los bancos. “Pero la gran mayoría de los bancos no hicieron el financiamiento, pero sí las empresas privadas son las que están llevando todo el peso de la financiación en la espalda”.

Sobre la reducción de la oferta de financiamiento desde la banca privada, dijo que son varios factores que se vienen arrastrando. “Muchos productores vienen arrastrando desde hace años ciertas deudas. Los precios de los commodities estuvieron muy bajos. Entonces, se cosecha, hay buena producción, pero no liquides”, enfatizó.

Sobre las reuniones en el seno de la coordinadora, como organización, apuntó que se hablan de muchos temas, como la situación del campo. “Nos preocupa mucho este tema de la pandemia, bastante complicada. Se habla de todo un poco, de todas las situaciones que vive el país y la intención siempre es estar todos unidos para poder sacarla de la situación de la que estamos atravesando en esta crisis”.

En este momento los rubros que están en exportación son el trigo y el maíz. “La gente está llevando. Tuvimos problemas con el tema de los embarques por dos cosas. La sequía hizo que los ríos bajaran de nivel extremadamente, no se puede llevar con barcaza y la pandemia hizo que todo se demorara. Por eso se ve esa cola inmensa sobre el Puente de la Amistad, por el hecho que está yendo mercaderías, se está exportando, muy atrasado, pero se está yendo”.

También destacó que el mercado brasileño se activó de nuevo. “Se están reactivando. No podemos olvidar que estamos ante un hermano que tiene 200 millones de habitantes y consume muchos, eso también hizo que aumenten las exportaciones hacia el Brasil, por las necesidades que tienen y los precios que ayudan bastante”.

MOTOR ECONÓMICO

El dirigente comentó que el sector de la producción no puede parar. Afirmó que es el motor económico y como tal no puede parar, por más que de repente se desacelere un poco, pero parar no. “Tenemos que producir es la única fuente de renta que tenemos y es la única manera de tratar de hacer que un país como Paraguay, que es netamente agrícola, salga del déficit financiero que estamos atravesando. Es la única forma que no hay otra alternativa”.

Cuando sembraron siempre la meta es tener una buena producción. En este momenta señala que es difícil cuantificar, pero espera tener un promedio de 3 mil kilos por hectáreas. “Aun estamos confiados que podríamos llegar a eso, con estas lluvias que vino y las que están previstas venir. Sería una buena zafra, no como la del año pasado que fue récord, pero sí una zafra normal, una situación donde no podríamos variar mucho la situación socio económica que atravesamos también nosotros”.

AÑO ATÍPICO

Al realizar un análisis general, este 2020 fue un año totalmente diferente, atípico. Se vino bien, de una cosecha con una buena producción, pero con unos precios bajísimos. “Tuvimos seca al inicio del año que afectó a la producción del maíz, después se vio afectada la producción de la soja zafriña, después tuvimos un buen arranque con el trigo y al final tuvimos una fuerte helada que fundió el 60 % a 70 % del trigo en el país”.

Asegura que para la agricultura también es un año bastante difícil. “Dios quiera que el 2021 venga con todo en el sentido de que sea un año de buena producción, que esta pandemia vaya disipándose, que se vuelva a lo normal”.

Fuente -> http://www.laclave.com.py