Kelembu quiere seguir con negociado de las casillas, pero varias deben ser desmanteladas

0
39

El concejal irrumpió violentamente en la oficina de la división de Fiscalización de la Municipalidad de Ciudad del Este.

Con prepotencia, el concejal Celso “Kelembu” Miranda busca legalizar la repartija de 51 casillas a sus allegados, quienes serían solamente prestanombres. Los puestos de venta están ubicados en la zona de la cuarta etapa del microcentro de Ciudad del Este. El edil irrumpió ayer en la oficina del director de Fiscalización de la Municipalidad de CDE, Javier Miranda, donde con gritos e improperios advirtió a Miranda que sus familiares seguirán usufructuando dichos puestos. Las casillas fueron construidas, ocupando parte de la calle, por lo que deben ser desmanteladas. Unos 400 puestos estarían en la misma situación, ya que fueron instalados sin respetar el plano municipal.

De una patada, el edil tiró la puerta de la oficina del director de Fiscalización y le exigió que legalice la situación de los puestos de venta que distribuyó a sus parientes y otros cercanos, ayer en horas de la mañana. El concejal llegó a dicha dependencia municipal con su esposa Rosalina Cubas y su hermanastro, Lizandro Bogado Pavón. Es último, aseguró que uno de los puestos le pertenece.

El enojo de Kelembu y su parentela fue porque en la víspera, más temprano, la división a cargo de Javier Miranda, clausuró el puesto de venta que Bogado Pavón dice que le corresponde. La dependencia municipal actuó porque el pasado último, la misma turba encabezada por el concejal, desalojó a Natalia Palacios Casco de la referida casilla. Bogado Pavón le había entregado a esta para que la utilice, pero luego prefirió recuperarla, y protagonizó un incidente violento. La casilla está ubicada al costado del shopping Lai Lai, sobre la avenida Adrián Jara. El concejal acusó al funcionario de “perseguir a su gente”, y le advirtió que iría a reabrir el local y a trabajar allí.

Javier Miranda explicó que Kelembu entregó dichas casillas a toda su parentela. Apuntó que Bogado Pavón había sido beneficiado con el puesto, cuando este era funcionario municipal, y que una ordenanza prohíbe que funcionarios sean adjudicados con puestos de ventas de la vía pública.

Añadió que dicho familiar del concejal no es trabajador de la vía pública, y tampoco lo son los otros 50 cercanos al edil que fueron beneficiados con un local, cuando este usurpó la Intendencia de CDE durante unos tres días, en febrero del año pasado. La construcción de los puestos y adjudicación se realizó en esa época.

Otros de los beneficiados con los puestos de ventas son Samuel Miranda (hijo del edil), Rosalina Cubas (esposa), Froilán Sosa Cubas (familiar de la esposa del concejal), Darío Bareiro Cubas (hijastro) y Emilio Cubas González (familiar de la esposa). Igualmente, fueron adjudicados: Gregoria Cubas Rojas, Reina Isabel Cubas Brizuela, Sixta Brizuela de Cubas, todos familiares de Rosalina Cubas. Por último, figuran como locatarios: Ismael López Rodas (yerno del edil) y Sonia Raquel Aquino López, (ahijada).

“No les corresponde a ninguna de estas personas tener un puesto de venta, porque no son mesiteros, nunca han trabajado allí. No son beneficiarios”, aseveró.

DESMANTELAMIENTO

Javier Miranda dijo que solicitará a asesoría jurídica de la comuna un dictamen respecto a la situación de dichas casillas, y que luego, dicho documento pasará al juzgado de faltas para que se determine qué acciones tomar. Al mismo tiempo, indicó que el juzgado de faltas está a cargo de los concejales municipales, y que varios están metidos en los negociados de las casillas del microcentro de CDE.

Asimismo, apuntó que, tanto las casillas construidas por Kelembu, como otras 400, están instaladas en sitios irregulares, e incluso en plena calle, sin ajustarse del plano de la comuna, por lo que deben ser retiradas.

“Esas casillas al costado del shopping Lai Lai ocupan parte de la calle y deja un espacio muy reducido para el tránsito de vehículos, porque allí hay una parada de taxi y un estacionamiento. Los camiones de gran parte ya no pueden transitar. Esas casillas deben ser desmanteladas”, expresó.

SIN PUESTOS

Explicó también que unas 300 personas que siempre ocuparon un espacio en la cuarta etapa y son conocidos mesiteros se quedaron sin puestos de trabajo, tras las obras de mejoramiento de dicha zona del microcentro de la ciudad.

Fuente -> http://www.laclave.com.py