Jair Bolsonaro no es sinónimo de apocalipsis

0
103

El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, aseguró el domingo en sus redes sociales que el candidato a presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, le transmitió a través de una llamada que, si resulta electo, reforzará la relación bilateral con Paraguay. “Recibí la llamada del señor Jair Bolsonaro, candidato presidencial en Brasil, quien me transmitió sus intenciones de fortalecer las relaciones con el Paraguay en caso de ser electo”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Indudablemente el Brasil es el país que tiene más incidencia en la vida del Paraguay, nos guste o no, y lo que ocurre en el vecino país tiene habitualmente una fuerte repercusión en suelo paraguayo, ya sea en la economía como en lo político. Por esta razón, la elección del nuevo presidente brasileño no puede resultar indiferente a los paraguayos porque su política puede mejorar o empeorar muchas de las cuestiones que tenemos con esa nación.

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales triunfó el ultraderechista Jair Bolsonaro con un porcentaje de votos muy alto sobre sus oponentes, lo que hace pensar a muchos que en la segunda vuelta, disputarse este domingo y con Bolsonaro como gran favorito, podría llegar a obtener la ventaja necesaria para conseguir la presidencia.

Los resultados de la primera vuelta electoral indican que una gran porción del pueblo brasileño está cansada y frustrada por la recesión económica y la alta corrupción que ha envuelto a la clase política. Según los analistas, por eso se están volcando hacia un ex militar, admirador del autoritarismo, que con mano dura podría enderezar los destinos de ese país tomando medidas para ello.

Mucha gente entiende que Bolsonaro ha interpretado la frustración de los brasileños castigados por la recesión y la corrupción de la clase política que envolvió también al ex presidente Lula da Silva y a su partido, el PT. Que el optar por el candidato derechista es consecuencia del escándalo del Lava Jato, que ha llevado a prisión a muchos políticos y empresarios metidos en uno de los casos más emblemáticos de la corrupción en la historia brasileña. Y también por la fuerte crisis económica que afecta a los habitantes de ese país, pues el ingreso per cápita cayó en los últimos años en 9%.

Algunos analistas de nuestro país temen que con Bolsonaro como presidente la relación de Paraguay con el Brasil pueda tener dificultades. Se ha dicho que podría frenarse la venida de industrias brasileñas al Paraguay para acogerse al régimen de maquila, pero las empresas vienen por las ventajas tributarias que tienen en Paraguay, donde solo pagan el 1% de impuesto y otros beneficios muy difíciles de obtener en un país más estructurado. En los últimos cinco años la casi totalidad de las empresas que ingresaron al Paraguay para acogerse al régimen de reexportación fue de origen brasileño y siguen viniendo.

Paraguay no tiene que temer ningún proteccionismo. Porque Brasil le compra a Paraguay productos no por falta de proteccionismo, sino porque los necesita para su consumo y su mercado interno. Lo hace por su propia conveniencia e interés.

Fuente -> http://www.laclave.com.py