Ir al espacio cambia el cerebro, pero no es permanente

0
19

¿Tiene efectos negativos la permanencia en el espacio durante períodos de tiempo prolongados? Así es. Ejerce presión sobre nuestros cuerpos. En esencia, experimentar la microgravedad conduce a cambios en nuestra anatomía, ya que nunca ha tenido que adaptarse para lidiar con la ingravidez, al menos no de forma prolongada. Las consecuencias para el organismo son que los huesos pierden calcio, el tamaño y la forma del corazón cambian, los ojos se deforman y también podría conducir a una neurodegeneración permanente.

Ahora, un equipo internacional de investigadores ha publicado sus conclusiones en la revista Science Advances tras estudiar los cerebros de 11 cosmonautas de la Agencia Espacial Rusa Roscosmos que pasaron una media de seis meses en la Estación Espacial Internacional.

¿El resultado? No encontraron evidencia que sugiera que pasar varios meses en microgravedad condujera a un daño permanente en el sistema nervioso.

Los científicos utilizaron un tipo de resonancia magnética para producir imágenes en 3D del cerebro de los cosmonautas, descubriendo cambios menores en el cerebro de los cosmonautas que sugerían que eran más diestros pero tenían una visión ligeramente más débil; algunos incluso adquirieron algún tipo de habilidad motora nueva, como montar en bici.

Las exploraciones también determinaron la presencia de una mayor cantidad de materia gris en el cerebelo (la parte del cerebro responsable del equilibrio, la coordinación y la postura). Sin embargo, estos cambios se debieron al desplazamiento del líquido cefalorraquídeo (sin gravedad, los líquidos corporales tienden a acumularse en la cabeza), no a cambios en la cantidad neta de materia gris. Lo que sugiere que el cerebelo también se mueve hacia arriba en condiciones de microgravedad.

 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es