Insectos esterilizados para controlar las enfermedades transmitidas por mosquitos

0
18

La picadura del mosquito tigre asiático puede ser poco más que un pinchazo de alfiler, pero provoca decenas de miles de muertes en todo el mundo cada año.

Este pequeño y agresivo insecto, llamado así por su aspecto rayado, es portador de una serie de virus que causan enfermedades como la fiebre amarilla, el dengue, la chikungunya, el zika y la encefalitis japonesa. Mientras que estas son vistas en gran parte como enfermedades tropicales, la propagación de los mosquitos que las portan ha aumentado los temores de que los virus también podrían ser más comunes en Europa.

Los Centros Europeos para el Control de Enfermedades (ECDC) predijeron hace diez años que los mosquitos tigre se propagarían por toda Europa y el cambio climático amenaza ahora con hacer más probable su propagación. “Incluso la parte sur de Suecia es potencialmente adecuada desde el punto de vista climático para este mosquito, aunque todavía no ha llegado allí”, dijo el profesor Jan Semenza, que dirige una sección del ECDC que evalúa las amenazas de enfermedades infecciosas.

La plaga rayada, que también se conoce como Aedes albopictus, es originaria del sudeste asiático, pero llegó a Albania en el decenio de 1970 antes de aterrizar en Italia en el decenio de 1990. Inicialmente colonizó la costa mediterránea, luego se expandió hacia el norte y ahora se encuentra en gran parte de Francia, Grecia, Bosnia, partes de España, el sur de Portugal y Alemania. Incluso se ha encontrado en invernaderos en los Países Bajos. Durante el verano, los mosquitos se han convertido en una molestia en ciertos lugares.

Y con los mosquitos pueden venir enfermedades. Hasta ahora, los brotes han sido relativamente contenidos y en números bajos, pero ha habido casos de dengue en Croacia, Francia y España. En Italia, cientos de personas enfermaron de chikungunya en 2017. En 2019 se detectaron dos casos de zika en el sur de Francia.

Las enfermedades pueden ser llevadas a Europa por personas infectadas con el virus que viajan desde países de América del Sur y Asia donde son endémicas. Brasil, por ejemplo, ha sido un punto caliente este año para la fiebre del dengue. Si estas personas son picadas por un mosquito tigre en Europa, el insecto puede entonces transmitir el virus a otras personas a las que pica.

“Hemos visto un aumento en la capacidad de los vectores debido al cambio climático”, advierte el Prof. Semenza, con temperaturas más cálidas que permiten a los insectos que pican sobrevivir durante el invierno. “El dengue tiene una enorme carga de morbilidad en todo el mundo. Puede transformarse en una condición que amenaza la vida, así que nos preocupa que entre a Europa”.

El dengue era endémico en Grecia a principios del siglo XX, pero fue eliminado. “No queremos que este tipo de enfermedad se repita en Europa”, añadió el profesor Semenza. Pero el creciente número de mosquitos capaces de transportar la enfermedad hace más probable que estos virus se establezcan de nuevo en el viejo continente. Otro insecto portador de enfermedades – Aedes aegypti, también conocido como el mosquito de la fiebre amarilla – también amenaza con volver a Europa después de haber sido erradicado allí en el siglo XX. Originario de África, está presente hoy cerca del Mar Negro, en la isla portuguesa de Madeira y en el noreste de Turquía. Pero con muchos insecticidas, ahora prohibidos en Europa debido a su toxicidad y al daño más amplio que causan al medio ambiente, hay menos opciones para controlar a los mosquitos.

Control de natalidad de insectos

El Dr. Jérémy Bouyer, biólogo y experto en mosquitos del Centro de Investigación Agrícola para el Desarrollo Internacional (CIRAD) de Montpellier, predice que Europa podría enfrentarse a una epidemia de dengue incontrolada en los próximos cinco a diez años a menos que se haga más para controlar las poblaciones de mosquitos.

“Los mosquitos tigre de Aedes son muy difíciles de controlar”, dijo el Dr. Bouyer. Los insectos tienden a reproducirse en sitios relativamente pequeños, lo que hace difícil atacarlos, dijo. “En lugar de estanques o lagos, les gustan los hábitats creados por el hombre”.

Pero puede que no estemos totalmente indefensos contra estas plagas de mosquitos. El Dr. Bouyer está desarrollando un nuevo enfoque para combatir los mosquitos como parte de un proyecto de investigación llamado REVOLINC. En los próximos años, liberará decenas de miles de mosquitos macho estériles de fiebre amarilla en la Isla de la Reunión, un territorio francés en el Océano Índico.

Cuando sean liberados, los machos deberán aparearse con las hembras salvajes y producir huevos estériles, y así suprimir el número de larvas de mosquitos. Sin embargo, los machos también estarán cubiertos con un arma secreta, un biopesticida llamado piriproxifeno, que imita las hormonas de los insectos y restringe su crecimiento. Los machos transfieren este biopesticida a la hembra cuando intentan aparearse con ellos, y ella contamina sus huevos y el hábitat de las larvas. Esto significa que los huevos fertilizados por los machos no esterilizados tampoco pueden madurar de larvas a mosquitos adultos. “Incluso si los machos estériles no tienen éxito con las hembras, siguen transmitiendo el biopesticida”, dijo el Dr. Bouyer. “Hemos demostrado que esto podría aumentar el impacto del control entre 10 y 100 veces, por lo que podríamos necesitar liberar menos mosquitos macho”.

Para criar suficientes insectos, el Dr. Bouyer y sus colegas han desarrollado tecnologías para auténticas fábricas de mosquitos en las instalaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Seibersdorf, Austria, donde las larvas se crían en pilas de bandejas sumergidas en agua, cada una de las cuales soporta 18000 larvas. Las larvas se clasifican entonces por sexo, cuando pupan (transformarse en pupa) antes de que los jóvenes machos sean esterilizados con una dosis de radiación finamente equilibrada, suficiente para lograr una esterilidad casi completa, pero dejándolos lo suficientemente sanos como para poder aparearse cuando sean liberados. Los machos estériles pueden ser enviados en cajas refrigeradas.

Ataque de drones

En la Isla de la Reunión, los mosquitos macho fueron liberados previamente en botes colocados en el suelo. El 90 % de los insectos no viajará a más de 100 metros de este lugar.

En un intento por mejorar la distribución de los insectos macho estériles, el Dr. Bouyer también está trabajando en un proyecto llamado MOSQUAREL, que usará drones para liberar mosquitos desde el aire. Ya ha utilizado un dron de 12 kg en Brasil para liberar 50000 mosquitos macho estériles por vuelo y espera probar un dron más ligero de 900 g capaz de liberar 30000 mosquitos. La ventaja de este dron más pequeño es que se le permitiría volar sobre zonas residenciales en Europa.

“Para tratar una ciudad con insectos estériles, hay que conducir un vehículo por la carretera, parar cada 100 metros y liberar una caja de mosquitos”, dijo el Dr. Bouyer. “Se necesitan dos horas para que dos vehículos traten 30 hectáreas. Un dron lanzado desde la parte trasera de un camión podría tratar la misma zona en diez minutos, dijo, y es más rápido, más barato y distribuye los insectos más uniformemente en una zona. 

El nuevo avión teledirigido también se probará en Valencia, con la liberación de mosquitos tigre estériles en una zona de producción de cítricos, en colaboración con la empresa estatal española de desarrollo rural Tragsa.

El Dr. Bouyer también espera utilizar el avión teledirigido para liberar mosquitos estériles de fiebre amarilla recubiertos de biopesticida en la Isla de la Reunión, con el fin de atacar tres pequeñas poblaciones de mosquitos. Pero, mientras que Reunión tiene unas cuantas bolsas aisladas de mosquitos de fiebre amarilla que el Dr. Bouyer espera eliminar, los mosquitos tigre son un problema mayor en la isla. Reunión ha experimentado un aumento de los casos de dengue desde principios de 2018, y un brote particularmente grave este año produjo una serie de muertes. Las temperaturas más cálidas y las condiciones de humedad han permitido que los mosquitos tigre florezcan, por lo que el Dr. Bouyer planea atacar estos insectos a continuación. Solamente la liberación de machos estériles recubiertos con biopesticida no funcionará.

Ambas especies de mosquitos Aedes solo necesitan cantidades minúsculas de agua para sus larvas, que a menudo se desarrollan en artículos de basura, en plástico desechado o en neumáticos viejos. Por lo tanto, la reducción de este hábitat para las larvas en las zonas urbanas también será necesaria para asegurar que los lanzamientos de los drones puedan tener un mayor impacto.

“Si las suprimimos en un sitio, entonces podemos prevenir el dengue allí”, dijo el Dr. Bouyer. Ese es el mejor éxito que podemos esperar, proteger a la gente.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es