Imputan a madre de procesado por asesinato de una niña en Minga Guazú

0
36

Limpia Concepción Núñez Goiburú, fue procesada por homicidio doloso. Está recluida desde marzo último.

Las fiscales Antonia Vanesa Candia y Estela Mary Ramírez ampliaron imputación contra la madre de un infanticida que guarda relación al hecho, bajo cargo de violación de la ley de armas y la responsabilizan como coautora de homicidio doloso con pedido de nueva prisión preventiva. Se trata de Limpia Concepción Núñez Goiburú, de 50 años, con domicilio en el barrio San Sebastián de Minga Guazú, recluida en el correccional de mujeres de Ciudad del Este. Candia explicó ayer que recibieron los resultados de la autopsia efectuada en la unidad de medicina forense del Ministerio Público, por los que confirman que la niña víctima fue quemada estando aún con vida y se responsabiliza a la mujer de haber participado del hecho junto a su hijo, padre de la niña asesinada.

La menor habría sido raptada por su padre, Héctor Eduardo Martínez, también recluido, a bordo de un automóvil Toyota Premio, del barrio Kaburei del vecino distrito y trasladada hasta una zona boscosa del km 26, a 15.000 metros de la ruta PY02. Allí, la niña fue atada con cable de USB, sujetada del cuello y las piernas, mientras encendían una fogata, según la relación histórica de los hechos, plasmada en el acta de imputación presentada ante la jueza Dólica Giménez de Liuzzi, quien garantiza el proceso desde el inicio del procedimiento penal.

La menor fue lanzada a la hoguera estando viva, conforme lo detalla el informe final del departamento de medicina forense de la Fiscalía y luego, los imputados regresaron a su domicilio abandonando los restos en el monte, donde fue hallado días después. La mujer lavó las ropas utilizadas para la comisión del hecho punible e intentaron borrar vestigios del automóvil que fue ubicado en el patio de la vivienda, con el asiento del acompañante mojado.

Al momento del allanamiento del domicilio de ambos, el Ministerio Público se incautó de dos armas de fuego sin documentación alguna. En su momento, se especulaba que el hecho habría sido consumado por madre e hijo en cumplimiento a un pacto diabólico, a juzgar por los elementos hallados en la casa. Núñez Goiburú fue inicialmente procesada por obstrucción a persecución penal, hecho por el que guarda prisión preventiva desde marzo último. La nueva imputación la expone a la pena máxima prevista en la norma legal vigente.

Fuente -> http://www.laclave.com.py