Hija de Urbieta dice que nunca bajaron la guardia y pide a los captores de su padre alguna señal – Nacionales

0
22

Tras casi cuatro años del secuestro de Félix Urbieta por uno de los grupos criminales del Norte, su hija Liliana se dirigió a él para asegurarle que en todo este tiempo no han bajado la guardia. “Cada día que pasa estamos esperando noticias tuyas, papá”, indicó. Agregó que no comprenden la ideología de las personas que lo llevaron, pero señaló que es una agonía lo que están pasando y pidieron a sus captores una señal o noticias por lo menos de su paradero.

22 de septiembre de 2020 – 14:20

Félix Urbieta fue secuestrado el 12 de octubre de 2016 por el EML, una banda criminal que sería célula del EPP. Hoy, a casi cuatro años de su captura, su familia continúa rogando por alguna noticia sobre su paradero, ya sea que siga con vida o no. Liliana Urbieta, hija del secuestrado, una vez más imploró a quienes se lo llevaron que se pongan en contacto.

Lea más: Hija de Urbieta: ‘Por favor, tengan misericordia’

“Por favor, comuníquense con nosotros, solamente su familia puede negociar la libertad de mi papá. Cuántas veces les hemos implorado, ya es el momento, ya son muchos días de sufrimiento. Su familia merece estar con él en estos momentos, le necesitamos a mi papá. Papá, si vos me estás escuchando, donde quiera que estés, te digo que no estamos bajando la guardia, que cada día que pasa estamos esperando noticias tuyas, papá”, manifestó.

Agregó que no puede comprender la ideología de las personas que lo mantienen privado de su libertad, pero aseguró que nadie se imagina el sufrimiento, la angustia y agonía que están atravesando día a día con la incertidumbre de lo que ocurrió con don Félix Urbieta. “Es muy triste, ningún paraguayo, ningún ser humano, extranjero, no se merece esto, privarle la libertad a una persona trabajadora, a una persona de bien que lucha día a día para salir adelante”, aseveró.

Al ser consultada si tiene esperanza de que lo estén tratando bien, atendiendo a la cercanía que tenía la familia con la gente que supuestamente se lo llevó, respondió: “De esta gente, uno ya no puede estar segura de nada. Privarle la libertad a un ser humano no sé cómo llamarle”, subrayó.

Comentó que don Urbieta tenía diabetes e hipertensión, pero aseguró que era un paciente muy rebelde y solo tomaba la medicación cuando estaba atravesando un mal momento y luego volvía a olvidarse de que estaba enfermo, referenció.

“Por lo menos que nos envíen noticias de dónde está mi papá. Si mi papá ya no está más con vida, que nos envíen información de dónde está mi papá para poder ir a rescatarle. Algo necesitamos saber de mi papá. Ellos saben cuál es el canal de comunicación que tienen que hacer con nosotros, en sus manos estamos”, concluyó.

Antecedentes

La noche del 12 de octubre de 2016, dos hombres jóvenes fueron hasta la estancia “San Francisco”, que se encuentra a 15 kilómetros del centro urbano de Horqueta, donde vivía Félix Urbieta. Uno de ellos se identificó como el hijo de Alejandro Ramos Morel e incluso llamó “tío” a Félix –según el relato de testigos– en atención a que la esposa de este joven, Lourdes Bernarda Ramírez, es sobrina de don Félix Urbieta.

Nota relacionada: Confirman prueba de vida de Félix Urbieta

Los jóvenes, antes de llevarse consigo a don Félix, habrían pedido 1 millón de dólares para liberar al ganadero. La última prueba de vida se dio en febrero de 2017, cuando los criminales enviaron un video del mismo en que hacía referencia a un hecho ocurrido en enero de ese año.

La última comunicación también fue en los primeros meses de 2017. El total del monto acordado para liberarlo era de US$ 350.000, que la familia no llegó a entregar. En el último panfleto que enviaron decían que solo aguardarían hasta el viernes 3 de febrero de ese año. En el punto cuatro, la carta rezaba textualmente: “Si a la fecha y hora no se presentan a cumplir lo exigido, empieza el turno de las balas y solo algún día recibirán la ‘prueba de muerte’ o se verán en el cielo o infierno si es que existe”.

Lea la nota completa: Revelan última comunicación de secuestradores con los Urbieta

Asimismo, en los siguientes dos párrafos señalaban lo siguiente: “Es el cierre definitivo de todo trato, ya no (ilegible) más a comunicar nada, aunque esta carta no llegue a tiempo u ofrezcan toneladas de oro y hechénnos todas las culpas aprovechando sus micrófonos (sic)”.

Desde entonces, nunca más se supo nada del secuestrado ni de sus captores.

Fuente -> http://www.abc.com.py