Hacen sonar un cuerno de concha marina de hace 18.000 años

0
23

Precisamente para confirmar la hipótesis de que esta caracola se utilizó para producir sonidos, los científicos solicitaron la ayuda de un trompetista. Según expone el estudio, esta antigua concha de caracol puede producir sonidos cercanos a tres notas: C (Do), D (Re) y C sostenido (Do agudo).

Los exámenes microscópicos mediante técnicas de fotogrametría también determinaron que alguien cortó el extremo estrecho del caparazón para crear una pequeña abertura. Sospechan que se insertó una boquilla cilíndrica, posiblemente un hueso de pájaro hueco, en el agujero. Los rastros marrones de una resina o cera alrededor de la abertura artificial parecen servir como pegamento o adhesivo para la boquilla.

La concha también había sido decorada con un pigmento rojo (de hematita, un mineral común) en un estilo que coincide con el arte de la pared dentro de la cueva Marsoulas, lo que indica el estado de la concha como un objeto simbólico, según el equipo.

“Hasta donde sabemos, el caparazón de Marsoulas es único en el contexto prehistórico, sin embargo, no solo en Francia, sino a la escala de la Europa paleolítica y quizás del mundo”, afirman los autores.

Y es que, hasta la fecha, solo se han descubierto flautas en contextos europeos anteriores del Paleolítico Superior, mientras que las caracolas que se encuentran fuera de Europa son mucho más recientes. Las impresiones en 3D del caracol Marsoulas permitirán a los investigadores explorar más a fondo si tenía una boquilla y verificar si se puede utilizar para producir otras notas.

Si el cuerno de concha se utilizó, tal y como parece, como instrumento musical, ciertamente no es el más antiguo. Ese honor es para las flautas de hueso y marfil que los europeos fabricaron hace unos 40.000 años.

 

 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es