Gremios de la capital se unen contra el comercio de las fronteras, y estos reaccionan

0
59

Los gremios de las ciudades fronterizas (Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero, Salto del Guairá y Encarnación) rebatieron lo expresado por Gustavo Volpe, presidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), para defender el justo proyecto de ley que se encuentra en el Congreso Nacional, de Supervivencia Comercial de la Frontera.

La aprobación de esta ley volverá nuevamente competitivas a las ciudades fronterizas ante el ataque económico que representa la instalación de “Lojas Francas” en el Brasil. Desde la Cámara de Comercio y Servicios de Ciudad del Este convocaron para hoy 10 de agosto, desde las 16:00 horas, a una transmisión en directo a través de las plataformas de Facebook y Zoom para presentar el Proyecto de Ley.

Gustavo Volpe, presidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), señaló que con el pretexto de incentivar el turismo de compras se registrará un impacto directo a las empresas formales y sobre todo a la industria local, que hoy luchan contra el contrabando y soporta los efectos de la pandemia.

“La falta de una política industrial se traslada cada tanto a PROYECTOS PELIGROSOS como este, que atentan directamente contra los trabajadores que están empleados por el sector industrial”, expresó el cuestionado Volpe en su argumento. Sin embargo, se trata de un régimen justo, que asegura que cada persona o empresa pague los tributos que corresponden.

Los productos que son importados para reexportación pagarán el impuesto a renta empresarial (IRE). Los impuestos como al valor agregado (IVA) y selectivo al consumo (ISC) o aranceles no son aplicables a productos cuyo destino es el mercado internacional, como es en este caso. En el caso de los productos importados para su consumo en territorio aduanero nacional, los productos pagaran aranceles, IVA, ISC y Renta.

Volpe además afirmó que el régimen impactará directamente en la industria nacional. Sin embargo, los productos que ingresarán a través del régimen se destinan a la reexportación y de ellos una mínima porción compite con los producidos a nivel nacional ya que, en su mayoría se trata de productos de electrónica, informática, cosméticos y perfumería, bebidas alcohólicas que lejos están de ser rubros de producción nacional.

Desde los gremios de la capital del país además se oponen a esta ley argumentando “falta de participación de los sectores afectados”, lo que representa una falacia, siendo que los sectores afectados son las ciudades de frontera y todas ellas se encuentran en mancomunión con el proyecto. Finalmente, el régimen, consensuado con sus verdaderos y legítimos interesados, las empresas establecidas en ciudades fronterizas, contempla, además:

1) Pago del anticipo al Impuesto a la Renta Empresarial del 4%, y luego liquidación anual del impuesto sobre el 100% de las utilidades registradas en el ejercicio económico.2) Excepción de controles sanitarios de los productos importados destinados a la venta por el presente régimen, inclusive los afectados al consumo humano, ya que solamente se destinan para venta a no residentes en el país.3) Facturación electrónica de las ventas y control de inventario electrónico, impidiendo de esa manera vender lo que no se tiene, ni facturar por menor valor al ingresado por el presente régimen.4) Incorporación de mercaderías nacionales al régimen propuesto bajo la modalidad de exportación.5) Régimen de sanciones ejemplificadoras incluyendo el comiso de las mercaderías irregulares y a la inhabilitación para operar en el régimen.

El proyecto de ley se convertirá en La SUPERVIVENCIA COMERCIAL DE LA FRONTERA, y por ello es la última esperanza que tienen las ciudades fronterizas para subsistir. Las empresas que comercian en el mercado de turismo de compras si el proyecto de ley se hace realidad, lograrán ser competitivos y hacer frente al ataque económico que representa la instalación de “Lojas Francas” en el Brasil.

Fuente -> http://www.radioconcierto.com.py