Gol en contra – Opinión

0
26

Para un jugador de fútbol, una de las grandes tristezas del juego es marcar un gol en el arco propio.

27 de diciembre de 2020 – 01:00

Gol en contra, autogol, gol en propia meta, así como se lo llame de acuerdo al país en el que se lo describa, el gol en el arco propio representa la antítesis del objetivo del juego, ganarlo convirtiendo más goles que el adversario.

Claro, eso desde la perspectiva de jugar con integridad, es decir, que el jugador en cuestión quiera lo mejor para su equipo, y no vaya a menos como producto de algún incentivo personal para beneficiar al rival.

Y eso puede aplicarse a varios aspectos de la vida.

En eso estaba pensando el día de Nochebuena al conocer la noticia de la renuncia del Procurador General de la República, Sergio Coscia, tras la denuncia documentada por el colega Jorge Torres sobre el oscuro acuerdo entre Petropar y una empresa argentina, avalado por quien en teoría debía defender los intereses nacionales.

El caso es este. En diciembre de 2011 la empresa argentina Texos Oil SRL presentó una demanda por más de 31 millones de dólares contra Petropar, por el supuesto daño causado por la anulación de una adjudicación para la provisión de combustibles en el año 2009.

Pero Petropar no había firmado aún contrato alguno, tras una adjudicación que luego anuló, argumentando que era mucho riesgo suscribir un contrato de 68 millones de dólares con una empresa que poseía un capital de solo 10.000 pesos (unos 3.000 dólares) en Argentina.

El patrimonio de la empresa era una “suma ínfima y risible como para garantizar una operación como la que se pretendía contratar”, expuso en un dictamen dirigido a la presidencia de Petropar hace ya más de siete años, el abogado Sebastián Irún, quien representó a la estatal paraguaya en la demanda en Argentina, junto al entonces procurador Roberto Moreno, logrando que la denuncia allí se desestime para que el caso sea juzgado en Paraguay.

El dictamen del funcionario sostiene categóricamente que de acuerdo a la propia ley de Contrataciones Públicas, en caso de cancelación de la licitación antes de la firma del contrato los oferentes no tendrán derecho a reembolso de gastos ni a indemnización alguna.

El documento sostiene además que lo reclamado no responde a una razonabilidad mínima, al exigir más de 31 millones de dólares de indemnización por algo que ni siquiera comenzó, concluyendo que ningún juez ni tribunal serio de la República podría hacer lugar a tan burda pretensión.

Así las cosas, el juicio acá no tiene ninguna posibilidad de éxito para la empresa argentina y tras varios años ya está entrando ahora en su etapa de autos para sentencia.

Por eso fue grande la sorpresa cuando saltó el documento del acuerdo firmado hace poco más de tres semanas, el 2 de diciembre, por el procurador Coscia y el presidente de Petropar Denis Lichi, en el que Petropar aceptaba desembolsar 6.898.750 dólares a favor de la empresa argentina Texos, transfiriendo unos 2.897.475 de dólares de ese monto, a una cuenta a nombre de un ignoto abogado paraguayo llamado Abel Germán Ávalos, quien se quedaría con el 42% del monto del acuerdo.

Son casi siete millones de dólares que tanto Coscia como Lichi iban a pagar a una dudosa empresa argentina, sobre cuya demanda Petropar tiene todas las de ganar.

La denuncia pública obligó a anular el acuerdo y Coscia se vio conminado además a presentar su renuncia para tratar de apagar el incendio, intentando dejar en claro que ni el presidente Abdo, ni el ministro de Hacienda ni el abogado del Tesoro estaban al tanto de la operación.

En el momento de escribir este comentario, ni el presidente Abdo ni el de Petropar dieron aún una declaración pública sobre este acuerdo con tufo a corrupción.

Y hablando de goles en contra, uno de los representantes en la demanda de la empresa argentina de maletín fue el abogado José Enrique García, quien se desempeñaba como procurador general de la República cuando la empresa Texos iniciaba su demanda en Argentina contra Petropar.

Confieso haberme sentido tentado a titular este comentario como: El último gol en contra del año, pero en realidad quedan aún cuatro días, y con funcionarios como estos nunca se sabe.

[email protected]

Fuente -> http://www.abc.com.py