Francisco pide perdón a la comunidad gitana por discriminación y maltrato

0
3

«Llevo un peso en el corazón. Es el peso de las discriminaciones, de las segregaciones y de los maltratos que han sufrido vuestras comunidades», dijo el pontífice en su visita al barrio Barbu Lautaru de Blaj, habitado principalmente por esa minoría étnica.Francisco confesó que «también los cristianos y los católicos no son ajenos a tanto mal», a la discriminación de los gitanos: «Quisiera pedir perdón por esto», apuntó. «Pido perdón —en nombre de la Iglesia al Señor y a vosotros— por todo lo que a lo largo de la historia os hemos discriminado, maltratado o mirado de forma equivocada, con la mirada de Caín y no con la de Abel, y no fuimos capaces de reconoceros, valoraros y defenderos en vuestra singularidad», indicó. Relacionado: El papa denuncia la lógica del dinero y de poder que impera en el mundo El papa señaló que «la indiferencia es la que alimenta los prejuicios y fomenta los rencores» y exclamó: «¡Cuántas veces juzgamos de modo temerario, con palabras que hieren, con actitudes que siembran odio y crean distancias!». «Cuando alguno viene postergado, la familia humana no camina. No somos en el fondo cristianos, ni siquiera humanos, si no sabemos ver a la persona antes que sus acciones, antes que nuestros juicios y prejuicios», sostuvo. «Es el peso de las discriminaciones, de las segregaciones y de los maltratos que han sufrido vuestras comunidades. La historia nos dice que también los cristianos, también los católicos, no son ajenos a tanto mal», afirmó el papa. Francisco defendió la integración de esta minoría en la sociedad y les animó a aportar algunas de sus señas de identidad, como «el valor de la vida y de la familia, la solidaridad, la hospitalidad, la ayuda, el apoyo y la defensa de los más débiles, el respeto a los ancianos, la religiosidad o la alegría de vivir». Puede leer: Papa admite error al decir que feminismo es machismo con faldas El encuentro tuvo lugar en la nueva iglesia de San Andrés y el beato Ioan Suciu, en Barbu Lautaru, y el cura don Ioan ilustró la labor que la iglesia greco-católica lleva a cabo con esta minoría, que en Rumanía representa en torno al 3 % de la población. «Hay que sanar esta fractura, encontrar a estos hermanos y ofrecerles el Evangelio de la alegría», defendió el sacerdote, en referencia a esta etnia a menudo estigmatizada en muchos lugares. Francisco fue acogido en el modesto templo por algunas familias y niños que le escuchaban sentados en el suelo. Próximamente el papa pondrá rumbo a la ciudad rumana de Sibiu para regresar a Roma, adonde tiene previsto llegar a las 18.45 locales (16.45 GMT) y concluir así su trigésimo viaje internacional.Fuente: EFE

Fuente -> http://www.ultimahora.com