Fiscalía no encuentra presunta arma homicida ni camioneta, tras allanamiento

0
30

El fiscal Hernán Galeano informó que tras el allanamiento a una vivienda ubicada en el barrio Los Laureles, de la ciudad de Asunción, no se pudo encontrar la presunta arma de fuego utilizada en el crimen de Robert Fabián Marín Caballero, de 23 años, ni la camioneta en la cual se movilizaba el sospechoso del crimen, Gregorio PapoMorales.Explicó que en la vivienda se encontró un cargador de pistola calibre 9 milímetros, un portacartuchos y un cinturón. Lea más: Policía detiene en un motel a Gregorio “Papo” Morales tras asesinato en Asunción Consultado si tendría relación con el homicidio doloso, el agente del Ministerio Público respondió que se estará cotejando porque aún no tienen la extracción de la bala del cuerpo de la víctima y que este miércoles se realizará la inspección en la morgue judicial. Refirió que la pareja de Morales, identificada como Cynthia Burgos, no dio aviso de un hecho punible y que podría haber en su contra una omisión de auxilio y frustración a la persecución penal, porque supuestamente se dio a la fuga con el sindicado del asesinato. “Ella no dio aviso de ese hecho punible que estaba presenciando, no tenemos constancia de que haya llamado a la Policía, huyó del lugar sin que haya prestado auxilio, ya que escuchó los disparos, vio que una persona se desplomó ahí con herida de impacto de arma y ayudó a huir al sindicado”, expresó en conversación con los medios de comunicación. Contó que los indicios que maneja es que tras el crimen, tanto Papo Morales como su pareja fueron hasta la vivienda ubicada en el barrio Los Laureles y en la mañana de este martes salieron del lugar a bordo de un vehículo que presta servicio de Uber y fueron a un motel en la ciudad de Lambaré, en donde fueron detenidos. Nota relacionada: Fiscalía allana vivienda de Gregorio “Papo” Morales en Asunción Dijo que se estudia el estado de salud de Morales, ya que según una inspección médica estaría deshidratado y con síndrome de abstinencia, por lo que se analiza que sea llamado a prestar declaración indagatoria este miércoles. El representante del Ministerio Público refirió que no se descarta que haya una tercera persona quien habría llevado la camioneta y la presunta arma homicida. Refirió que el vehículo de la marca Toyota, modelo Allex, en el cual estaba la víctima fatal, es de un amigo suyo, que estaba en el rodado como conductor y que este martes ya prestó declaración testimonial. Explicó que la víctima estaba sentada en el asiento trasero del rodado y que Papo Morales ingresó al vehículo en el asiento trasero. Con relación al móvil del crimen, el fiscal dijo que se manejan ciertos indicios, pero que es muy preliminar hablar con determinación sobre el trasfondo. Testigo sindica a Papo Morales como el autor del disparo El agente fiscal manifestó que el acompañante de la víctima aportó mucho a la investigación respecto al hecho en sí y la participación de Gregorio Papo Morales en calidad de sospechoso. “Él declaró en calidad de testigo, aportó respecto al hecho mismo del disparo, vio el arma que desenfundó Papo Morales, escuchó los disparos, vio a su amigo salir del auto, vio cuando se desplomó en el pavimento y luego le socorrieron con la Policía”, explicó Explicó que el conductor del vehículo está de cumpleaños este martes y que en la noche de este lunes iban a hacer un festejo y por eso van al lugar donde ocurrió el homicidio. Contó que, según el testigo, Papo Morales reclamó a la víctima que supuestamente le faltó el respeto a su pareja y se produjo una discusión. Según la información que maneja el Ministerio Público, el conductor del vehículo llamó al ahora fallecido para buscarle e ir al festejo de su cumpleaños, y al llegar a un local nocturno ya se encontraba ahí la camioneta de Morales. “Ahí ya le abordó a su amigo, le pidió que le abriera la puerta a su amigo conductor, entró en el vehículo, hubo una discusión y posteriormente hubo los disparos”, explicó el fiscal. El fiscal dijo que Morales se expone a ser imputado por homicidio doloso, con una expectativa de pena privativa de libertad de cinco a 20 años. El caso Robert Fabián Marín Caballero se encontraba dentro de un vehículo estacionado frente a un local gastronómico en el barrio San Pablo, en la noche de este lunes. En las grabaciones de circuito cerrado se puede observar cómo un hombre baja de una camioneta de color blanco, abre la puerta de un automóvil negro y efectúa los disparos de arma de fuego. Luego se vuelve a subir a su vehículo y se da a la fuga junto a una mujer. Tras las investigaciones correspondientes, la Policía Nacional detuvo a Morales y a Cynthia Burgos cerca del mediodía de este martes en el interior de un motel ubicado en la ciudad de Lambaré, Departamento Central.

Fuente -> http://www.ultimahora.com