Familia Urbieta pide reabrir canal de negociación para pago de rescate – Nacionales

0
27

Las hijas del ganadero Félix Urbieta, secuestrado por el EPP hace cuatro años, pidieron hoy que se reabra un canal de negociación con los captores para el pago del rescate. “Te fallamos una vez, pero no te vamos a fallar una segunda”, dijo Liliana Urbieta.

12 de octubre de 2020 – 08:27

Las hijas de Félix Urbieta pidieron este lunes la mediación de organismos internacionales, ONGs, políticos o representantes de la Iglesia para que ayuden a reabrir un canal de negociación para el pago del dinero exigido por los criminales para liberar a su padre, secuestrado hace exactamente cuatro años, el 12 de octubre de 2016.

La portavoz de la familia, Liliana Urbieta, dijo en conferencia de prensa dada en Horqueta hoy y recogida por ABC a través del corresponsal en la zona, Aldo Rojas, que esperarán este nexo hasta el próximo 25 de octubre y que posteriormente analizarán cómo actuar en el caso de que no tengan respuesta positiva.

“Esperamos todos los días esta comunicación para tener noticias de nuestro padre, don Félix Urbieta. Les pedimos noticias. Necesitamos saber la verdad. Por humanidad, solicitamos esa comunicación”, afirmó Liliana durante la conferencia.

La mujer recordó que la última comunicación que tuvo con los secuestradores fue entre enero y febrero de 2017 y que hubo “tres a cuatro pruebas de vida” antes de perder contacto con su padre, del que recibió inclusive cartas.

Tema relacionado: El estanciero Félix Urbieta Ramírez cumple hoy cuatro años en cautiverio

Liliana confirmó que el narcotraficante Jarvis Chimenes Pavão — extraditado a Brasil en diciembre de 2017 — les prometió completar los US$ 350.000 para el pago del rescate de don Félix, pero detalló que este no cumplió y, en consecuencia, no pudieron efectuar la transacción.

“Te fallamos una vez, pero si nos das la oportunidad, esta vez no te vamos a fallar papá. Confiá en Dios, confiá en nosotros. Vamos a hacer hasta lo último para recuperarte”, concluyó Liliana.

El secuestro

En la noche del 12 de octubre de 2016, dos hombres jóvenes fueron hasta la estancia “San Francisco”, que se encuentra a 15 kilómetros del centro urbano de Horqueta, donde vivía Félix Urbieta. Uno de ellos se identificó como el hijo de Alejandro Ramos Morel e incluso llamó “tío” a Félix –según el relato de testigos– en atención a que la esposa de este joven, Lourdes Bernarda Ramírez, es sobrina de don Félix Urbieta.

Los jóvenes, antes de llevarse consigo a don Félix, habrían pedido 1 millón de dólares para liberar al ganadero. La última prueba de vida se dio en febrero de 2017, cuando los criminales enviaron un video del mismo en que hacía referencia a un hecho ocurrido en enero de ese año.

Tema relacionado: Hija de Urbieta dice que nunca bajaron la guardia y pide a los captores de su padre alguna señal

La última comunicación también fue en los primeros meses de 2017. El total del monto acordado para liberarlo era de US$ 350.000, que la familia no llegó a entregar. En el último panfleto que enviaron decían que solo aguardarían hasta el viernes 3 de febrero de ese año. En el punto cuatro, la carta rezaba textualmente: “Si a la fecha y hora no se presentan a cumplir lo exigido, empieza el turno de las balas y solo algún día recibirán la ‘prueba de muerte’ o se verán en el cielo o infierno si es que existe”.

Asimismo, en los siguientes dos párrafos señalaban lo siguiente: “Es el cierre definitivo de todo trato, ya no (ilegible) más a comunicar nada, aunque esta carta no llegue a tiempo u ofrezcan toneladas de oro y hechénnos todas las culpas aprovechando sus micrófonos (sic)”.

Desde entonces, nunca más se supo nada del secuestrado ni de sus captores.

Fuente -> http://www.abc.com.py