Explosión de Beirut: ¿cómo almacenar materiales peligrosos?

0
79

¿Qué pudo causar la explosión?

El nitrato de amonio no arde por sí solo. En cambio, actúa como fuente de oxígeno que puede acelerar la combustión (quema) de otros materiales.

Para que se produzca una combustión, debe haber oxígeno. Los gránulos de nitrato de amonio proporcionan un aporte de oxígeno mucho más concentrado que el aire que nos rodea. Por ello, es eficaz en los explosivos para minería, donde se mezcla con petróleo y otros combustibles.

Sin embargo, a temperaturas lo suficientemente altas, el nitrato de amonio se puede descomponer violentamente por sí solo. Este proceso genera gases, entre los que se encuentran óxidos de nitrógeno y vapor de agua. Esta rápida liberación de gases es lo que causa la explosión.

La descomposición del nitrato de amonio se puede desencadenar si se produce una explosión en el lugar en el que se almacena o si hay cerca fuego intenso. Esto último es lo que sucedió en la explosión de Tianjin de 2015, donde murieron 173 personas, tras almacenar conjuntamente sustancias químicas inflamables y nitrato de amonio en una planta de productos químicos en el este de China.

Aunque no se sabe con certeza qué causó la explosión en Beirut, las imágenes del incidente indican que pudo haber sido causada por un incendio, visible en una parte de la zona portuaria de la ciudad antes de la explosión.

Es relativamente difícil que un incendio provoque una explosión de nitrato de amonio, ya que el fuego debería ser prolongado y mantenerse acotado en la misma área que los gránulos de nitrato de amonio.

Además, los gránulos en sí mismos no son combustible para el fuego, por lo que tendrían que estar contaminados o empaquetados con algún otro material combustible.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es