Exactuario judicial se esconde de sus acreedores de la capital del país

0
17

Raúl Gauto, abogado.

Profesionales del foro de la capital del país reclaman el presunto tráfico de influencias ejercido por el abogado Raúl Gauto, residente en Minga Guazú, con varias denuncias en proceso, exactuario judicial de la Circunscripción local, esposo de la jueza de paz Ivonnete Barreto. El letrado hace gala de sus influencias hasta con ministros de la Corte, con los que se dedicaría a estafar a numerosos colegas de Asunción. En uno de los últimos casos conocidos, Gauto se comprometió solucionar un asunto jurídico mediante sus tentáculos en la máxima instancia judicial, trámite para el que le solicitó un cuantioso monto que le fue entregado hace más de un año, sin obtener resultados hasta la fecha.

Ya que el fallo favorable no apareció, intentó reclamar a Gauto sin obtener respuesta alguna y con pedido que se “deje de molestar”, ya que podría perjudicarlo. El sujeto habría sido denunciado por estafa en casos que se diligenciarían en varias unidades fiscales de otras tantas áreas del Ministerio Público, curiosamente manipuladas mediante sus contactos y hasta el cargo de su esposa, la jueza de paz Barreto. El leguleyo habría recibido dinero a cambio de resoluciones en contra de quienes cayeron en sus redes delictivas, según lamentan varios de sus colegas. Ofrecería soluciones jurídicas a casos pendientes de resolución en todas las instancias, pero siempre entrega resultados desfavorables, habría dicho una de sus víctimas.

Raúl Gauto, en su histórico de hechos, habría sido candidato a diputado por Alto Paraná, pero ni siquiera pasó las internas de su partido, en razón a sus antecedentes desde que fue actuario judicial, años atrás, donde muchos abogados también resultaron víctimas de su andar delictivo.

Fuente -> http://www.laclave.com.py