esto es lo que significa para el futuro del trabajo

0
17

El trabajo a distancia se ha disparado en 2020, y las estimaciones sugieren que casi el 40% de las personas empleadas en la UE comenzaron a trabajar a distancia a tiempo completo como resultado de la pandemia. “Lo que parecía ser una tendencia subyacente que estaba sucediendo lentamente se ha acelerado en un período de tiempo muy corto ”, dijo Xabier Goenaga, del servicio de investigación interno de la UE, el Centro Común de Investigación, y coautor de un informe de 2019. sobre la naturaleza cambiante del trabajo y las competencias en la era digital.

Antes de este año, alrededor del 5% de las personas en la UE trabajaba regularmente desde casa, una cifra que no había cambiado mucho desde 2009. Y algunos sectores tenían más experiencia con el teletrabajo que otros. Es más frecuente en los trabajadores altamente calificados, donde las tasas más altas se encontraron entre los profesores, los profesionales de las TIC y los administradores.

También hay disparidades regionales. En 2019, el trabajo a distancia era más común en países del norte de Europa como Suecia, Finlandia y Dinamarca, y estos países también han visto la mayor proporción de trabajadores comenzar a teletrabajar durante la pandemia. En parte, se debe a que hay más puestos de trabajo en sectores propicios para el trabajo a distancia. Sin embargo, según Goenaga, las diferencias culturales también están en juego, ya que muchos lugares de trabajo todavía se configuran de una manera más tradicional en el sur de Europa.

“Es posible que no estén organizados para el trabajo a distancia porque no confían en sus empleados al mismo nivel que algunas empresas del norte de Europa. Creo que eso va a cambiar sustancialmente en el futuro como resultado de la pandemia”, continúa el experto.

Cambiar a trabajar desde casa podría tener ventajas para los empleados. Al eliminar los desplazamientos diarios, pueden ganar más tiempo libre y un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal. Y la evidencia sugiere que en tiempos normales, la productividad no se ve afectada e incluso se puede mejorar.

Sin embargo, también existen riesgos que abordar. Un informe reciente sugiere que las personas pueden trabajar más horas y tomar menos descansos que los recomendados por las directrices de la UE cuando están en casa, ya que es más difícil controlar las horas de trabajo. Y el aislamiento social también puede ser un problema.

“Hemos observado que las personas se sienten solas y deprimidas y necesitan interacción social para tener una vida más equilibrada”, explica Goenaga. Su equipo está investigando el problema actualmente para ver qué se puede hacer para ayudar.

 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es