“Estamos expectantes, por más que muchos estemos todavía con miedo”

0
20

El microcentro de Ciudad del Este espera revivir tras la reapertura del Puente de la Amistad.

La empresaria Natalia Ramírez Chan comentó que Ciudad del Este se prepara para la reapertura del Puente de la Amistad. Dijo que muchos aún tienen miedo, pero tomaron la decisión de trabajar, con todos los cuidados establecidos dentro del protocolo sanitario. “En general todos estamos muy expectantes, por más que muchos estemos todavía con temor de que con los turistas de más lejos vengan también un nuevo contagio. Pero bueno, tenemos que trabajar y con los nuevos cuidados, cumpliendo los protocolos, exigiendo lo mismo a la gente con quienes tenemos una relación más cercana”, refirió la empresaria.

Ramírez insistió que hay que tomar todos los cuidados para trabajar y no infectarse.  “Aparte de esas preocupaciones en lo que respecta a salud, tenemos toda la preocupación de cómo vamos a trabajar ahora”. Respecto a los equipos de trabajo, como sugirió el Ministerio, dijo que los que tienen tiendas en los shoppings van a tener que pedir un horario especial de atención al cliente y adaptarlo en un solo turno por día.  “Vamos a contar con dos cuadrillas para poder intercalar y eso es lo que todos vamos a poder aguantar en primer momento”.

DESPIDOS

Recordó que tras tantos meses de espera, muchos de los funcionarios fueron despedidos, otros están con suspensión temporal a la espera de regresar a su empleo. “No podemos asumir el compromiso de contratar a nueva gente para integrar las cuadrillas como exige el Ministerio. Porque abrir de 07:00 hasta las 19:00, son 12 horas en un día y no puede estar una sola persona, hay que tener varios turnos. Eso genera preocupación. Todavía estamos con varios interrogantes”, remarcó.

Mencionó que se tenía un equipo de funcionarios muy grande al principio de la pandemia, pero varios fueron desvinculados y los que siguieron un poco más sabían que por A o B motivo estaban alargando su salida.

 “Muchos de por sí durante renunciaron, porque empezaron sus propios emprendimientos con sus familias. Tengo empleados que consiguieron otro lado para su trabajo y me alegra muchísimo”, agregó.

NO ES FÁCIL

Ramírez manifestó que no es fácil para nadie quedarse encerrado, sin trabajar, sin tener ingreso. Si bien muchos recibieron el subsidio, el monto es poco. “No es fácil sobrevivir con un millón de guaraníes al mes, entonces está el tema del equipo de trabajo, luego está nuestra preocupación con lo que va a pasar con la empresa. Tanto tiempo estuvimos encerrados, como que quedamos congelados en el tiempo. Si vamos a abrir a mediados de octubre, en lo que hace a mi empresa, estamos entrando en temporada de venta, pues vendo cosas para la Navidad”, añadió.

No sé cómo será el espíritu navideño, con que ánimo, proactividad, imaginación, podemos proponer este año lo que va ser la Navidad. Está todavía un poco complicado para nosotros, para nuestro equipo de trabajo”.

Fuente -> http://www.laclave.com.py