Estado debe ajustarse el cinturón y reducir déficit al 1,5% del PIB. – Nacionales

0
20

El Estado debe ajustarse el cinturón y reducir el déficit fiscal al tope de 1,5% en 2022 de acuerdo al monto establecido por Ley de Responsabilidad Fiscal, señaló Rubén Ramíez, asesor económico de la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP).

28 de octubre de 2020 – 16:17

Ramírez dijo este miércoles a ABC que el Gobierno debe reducir los gastos rígidos y mejorar la calidad, para tener nuevamente las condiciones macroeconómicas en perspectiva antes de 2023 ya que el escenario para el próximo año es incierto.

A su criterio es momento de tomar conciencia de que el gasto público llegó a un nivel insostenible, por lo que actualmente se está gastando hasta lo que no puede recaudar, llegamos al tope de deuda y no existe espacio fiscal para enfrentar un nuevo choque o rebrote del covid-19.

El asesor de la CAP coincide con los exministros de Hacienda César Barreto y Santiago Peña, en que se debe retomar el control del déficit fiscal lo antes posible y cerrar en 2022 dentro del tope legal, no en 2024 como propone el Ministerio de Hacienda en su plan de convergencia fiscal.

La cartera proyecta cerrar este año con déficit del -7,2% del PIB y plantea la convergencia de la siguiente manera: en 2021 terminar con -4%; en 2022 reducir a -2,8%; en 2023 disminuir levemente a -2,1%; y en 2024 cerrar el tope de -1,5%.

Ramírez insistió en que lo ideal es que en 2022 ya se llegue a la convergencia, teniendo en cuenta que por tercer año consecutivo se estaría rompiendo la regla fiscal, atendiendo que la Comisión Bicameral de Presupuesto del Congreso dictaminó el presupuesto 2021 con un déficit del 4%.

“En 2019 sin pandemia llegamos a casi el 3% y con cero crecimiento del PIB, hoy la expectativa está con una caída del PIB del orden de 2,8% con un pequeño síntoma de reactivación que todavía es lento y, por lo tanto, hay que ser sumamente prudentes en el gasto, porque aún persiste la incertidumbre para el año próximo porque tenemos un escenario sin vacuna contra el covid-19”.

Añadió que si bien hoy disfrutamos de una curva plana de contagios, estamos observando lo que sucede en el resto del mundo en donde hay un retroceso en las medidas de distanciamiento social o cuarentena.

El asesor de la CAP señaló su preocupación por el déficit contemplado en el proyecto de presupuesto para el próximo año, porque en lugar de aplicar los controles sobre el gasto rígido se incrementa el endeudamiento para financiar infraestructura, cuando ya estamos en el nivel límite de la racionalidad con relación al PIB (30%).

“Entonces, es una ecuación compleja porque el déficit este año llegará a 7,2% del PIB y tenemos que pagarla en los escenarios de endeudamiento y cumplimiento del servicio de la deuda, el proyecto de presupuesto que presentó el Ejecutivo no tiene previsto ningún tipo de rebrote del covid-19 y no tenemos espacio fiscal para reaccionar en el caso de que se vuelva a complicar”, insistió.

Dejó en claro que tampoco es factible aumentar los impuestos para dotar de mayores ingresos al fisco, porque las empresas vienen mal desde el año pasado y las perspectivas de 2021 son complejas atendiendo que el comportamiento de la pandemia no es igual en todo el mundo, en ese sentido indicó que un eventual cierre de Europa va a significar menor comercio internacionales con esa región del mundo tan importante.

Además, en la medida que nuestros vecinos sigan teniendo dificultades sanitarias también tendríamos dificultades de tránsito de productos, como en el caso de Argentina; así como problemas de demanda en todo el mundo. “Obviamente nosotros estamos en una coyuntura en que la prudencia es la clave para determinar cómo vamos a avanzar, dando ánimo para que el mercado interno se rehabilite, dando señales positivas para que la gente empiece a consumir, pero llamando la atención que hay que disminuir el gasto y mejorar la calidad”, puntualizó.

Fuente -> http://www.abc.com.py