Entre creatividad e informalidad – Opinión

0
31

Ya es harto sabido que la pandemia por covid-19 ha causado estragos en la economía a nivel mundial. En Paraguay, el curso de la historia económica no escapa a esa realidad.

13 de diciembre de 2020 – 01:24

Las fiestas de fin de año (si se le pueden llamar así) suponen una oportunidad para mover la economía en todos los ámbitos, en especial del sector informal. No es el escenario ideal pero se han realizado denodados esfuerzos por mantener el sector formalizado. Se han puesto en marcha diversas iniciativas para atenuar el impacto de este desmadre económico que padecen miles de paraguayos y paraguayas que han quedado sin trabajo o cuyos contratos penden de un hilo. Si nos concentramos en iniciativas que echan un hilo de esperanza a los bolsillos de los compatriotas encontramos las ferias artesanales y de emprendedores que se han extendido como reguero de pólvora a lo largo y ancho de nuestro país.

Una de las más tradicionales es la Expo Pesebre, vigente hasta el 23 de este mes. Esta tiene a cientos de artesanos que exhiben sus productos en la ciudad de Areguá, capital del Departamento Central. Tampoco se quedan atrás las otras expos, las virtuales, en especial Instagram, plataforma social en la que los artesanos y emprendedores echan mano a su creatividad.

La mayoría de ellos no están dentro del circuito formal de la economía y batalla como puede para subsistir. Si echamos un vistazo a algunas aproximaciones numéricas sobre el sector informal el informe de la economía subterránea en su versión 2020 habla de que el año pasado esta habría alcanzado más de US$ 16.000 millones. Este monto, dicen los expertos, representa el 42,7% del Producto Interno Bruto. Por efecto de la crisis por pandemia se estima que la economía subterránea crecería 3,3 puntos más por encima de la del año pasado. Según las proyecciones de la organización Pro Desarrollo Paraguay, así las cosas, la economía informal de nuestro país podría llegar a US$ 17.146,41 millones.

En un país en el que comprar un medicamento para una paciente de enfermedad poco frecuente es toda una odisea, brindar respuestas para desterrar la economía informal, es una utopía. Mientras tanto no nos queda más que pedir apoyo a los artesanos y emprendedores porque (dindindon) el hambre, las cuentas y las obligaciones financieras no esperan.

[email protected]

Fuente -> http://www.abc.com.py