En menos de un año, Gobierno contraerá deudas por más de US$ 2.829 millones – Nacionales

0
29

El plan de recuperación económica “Ñapu’ã Paraguay” presentado al Parlamento el último jueves contempla un nuevo endeudamiento por US$ 292 millones para otorgar, en su mayor parte, subsidios y capitalizar la banca pública para la concesión de créditos.

Antes ya fue concretada mediante la ley de presupuesto la emisión de bonos en el mercado local e internacional por unos US$ 547,3 millones, recursos que se destinan a inversiones en infraestructura y al pago de los vencimiento de la deuda pública.

Luego se sumaron, tras la pandemia declarada en marzo a causa del covid-19, otras deudas por US$ 1.990 millones aprobadas por ley de emergencia sanitaria para conformar un fondo de salud y para mitigar el impacto de la paralización de las actividades económicas.

Sumando lo dispuesto en la ley de presupuesto, la ley de emergencia y el plan de recuperación económica, de ser aprobado este último por el Congreso, la deuda contraída en menos de un año sumará un total de US$ 2.829,3 millones.

Las deudas son adquiridas mediante préstamos de organismos financieros internacionales y a través de la emisión de bonos del Tesoro, tanto a nivel local como internacional.

A julio, según datos del Ministerio de Hacienda, la deuda total alcanzó los US$ 10.944,8 millones, que equivalen al 30,9% de producto interno bruto (PIB), lo que implica que ya está por encima del tope razonable para nuestro país, de acuerdo con economistas locales y entes internacionales. En este lapso de siete meses creció US$ 2.085,7 millones con respecto a diciembre de 2019 cuando se había situado en 22,7% del PIB.

La última estimación realizada por Hacienda expuesta a inicios de este mes ante la Comisión Bicameral de Presupuesto del Congreso indicaba que culminaría 2020 con una deuda total de US$ 11.500 millones, 33,8% del PIB.

Este nivel de deudas llevará a un déficit de 7,2% del PIB, el más alto desde que se estableció un tope de 1,5% del PIB en la Ley de Responsabilidad fiscal.

Para el año venidero, la cartera proyecta que la deuda aumentará en unos US$ 900 millones, lo que hará que se cierre el ejercicio 2021 con un total de US$ 12.400 millones, 34,8% del PIB.

A inicios de setiembre el Ejecutivo también presentó al Congreso el proyecto de ley de Presupuesto General de la Nación (PGN) 2021, que contempla una emisión de bonos por US$ 600 millones para pagar deudas y financiar inversión y otra emisión por US$ 500 millones para “bicicletear” los compromisos que vencen en 2023, así como se contempla otros créditos de organismos financieros internacionales para ejecutar los diversos programas.

Piden suspender requisitos de la ley

El Poder Ejecutivo a través de los proyectos de ley que presentó a consideración del Parlamento el último jueves, como parte del programa “Ñapu’ã Paraguay”, propone dejar sin efecto el trámite requerido para la aprobación de los préstamos y que los fondos provenientes del endeudamiento puedan ser utilizados para cubrir gastos corrientes, lo que actualmente está prohibido por la Ley 1.535 de Administración Financiera. Esto último ya había sido suspendido para los efectos de la ley de emergencia, atendiendo que los recursos provenientes de deudas fueron a parar a salarios y pago de la deuda pública, entre otros gastos corrientes. Para la contratación de los préstamos, el Ejecutivo sólo pedirá dictamen del BCP, no así de la Contraloría.

Gremio rechaza más deudas

“Esperamos ver un plan concreto sobre redireccionamiento del gasto público para mejorar calidad de servicios públicos en materia de salud, seguridad física, educación y desarrollo de infraestructuras”, señaló el presidente de la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP), Carlos Jorge Biedermann.

“El Estado no tiene dinero. Tiene solo los recursos que recauda de los contribuyentes y de los servicios públicos, pagados por los mismos”, recordó.

Aclaró que extraordinariamente tenemos ingresos por las hidroeléctricas, que deberíamos usar en parte importante para mejorar nuestro sistema energético colapsado.

“Si se sigue gastando de más, nunca el dinero alcanzará y seguiremos endeudándonos; y endeudándonos para el servicio de la deuda y últimamente la renegociación de los intereses”, enfatizó.

El referente empresarial manifestó también que todos los gastos del Estado y las deudas, terminaremos pagando los ciudadanos ya en términos generacionales, es decir nuestros hijos y nietos.

En el mismo sentido, el asesor económico de la CAP, Rubén Ramírez Lezcano, insistió que el gremio se mantiene en el rechazo a que el Gobierno adquiera más deudas para destinarlas a gastos corrientes, y que se debe buscar una gestión más eficiente del gasto público “para convertirlo en servicios de calidad para mejorar la salud, la seguridad y la educación, y por supuesto, lo que es muy necesario para el desarrollo, la infraestructura, para ser más competitivos”.

Fuente -> http://www.abc.com.py