En medio de enojos, el diputado Ulises Quintana retomó su banca

0
8

El diputado esteño Ulises Quintana (ANR-Colorado Añetete) retomó ayer su banca en medio de crispaciones y controversias originadas por algunos de sus colegas, principalmente de los cartistas, quienes abandonaron la sesión ordinaria de ayer, en repudio a que el legislador colorado retomó sus funciones. Pese a ello, Quintana recibió el aplauso de otro grupo de sus colegas. Reiteró que es un perseguido político y negó las acusaciones en su contra.

Ulises Quintana, diputado altoparananense, retomó ayer su banca en medio de cuestionamientos, principalmente por parte de cartistas.

“Hoy vuelvo a mi banca, así lo dice la ley. Corresponde que tome mi banca inmediatamente. Esto es un circo romano donde quieren ver sangre”, aseveró el diputado a medios de prensa, minutos antes de ingresar a la sala de sesiones de la Cámara Baja. En tanto, el presidente de la Cámara, Pedro Alliana, de Honor Colorado, le solicitó a Quintana que abandone la sala de sesiones, ya que el pleno, en ese momento, aún no había tratado su reposición. Sin embargo, tras la lectura por secretaría, del pedido de Ulises para retomar su curul, el pleno autorizó su presencia y el mismo pudo asumir su banca.

El legislador del Alto Paraná insistió que fue «victima» del Ministerio Público e insistió que fue es «perseguido político» y catalogó a la Fiscalía de ejercer un «terrorismo fiscal», según dijo.

Ratificó que el Ministerio Público no pudo comprobar el tráfico de influencia del que habla porque en el audio se escucha claramente que él, no tiene nada que ver en el hecho que es acusado; según sostuvo, por lo que aseguró que la Fiscalía no puede sostener la imputación en su contra.

El Ministerio Público vincula a Quintana con el supuesto jefe narco detenido, Reinaldo Javier Cabaña Santacruz, alias «Cucho», por una serie de llamadas interceptadas judicialmente en las que el diputado, supuestamente habría influido, en su condición de hombre público, en la liberación de Diego Medina Otazú, presunto secretario de “Cucho”.

No obstante, Ulises Quintana, retomó este miércoles su banca en la Cámara de Diputados y la situación derivó en el malestar de los integrantes del bloque de Honor Colorado, quienes, posteriormente, abandonaron la sesión, por considerar que el legislador no debió ser beneficiado con un permiso, según refirió el diputado Basilio «Bachi» Núñez, al retirarse de la sala de sesiones. De todos modos y en medio de crispaciones, enojos y controversias, Ulises Quintana retomó su banca y desde ayer volvió a ser diputado activo.

Fuente -> http://www.laclave.com.py