En lo que va del año, Itaipu transfirió más de US$ 367 millones al Estado

0
21

Pese a los embates de la pandemia causada por el covid-19 y la complicada situación hidrológica, la Itaipu Binacional transfirió 367,3 millones de dólares al Estado paraguayo, por los conceptos de cesión de energía, royalties y pagos a la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), refiere una información divulgada por la binacional.

Con esto, dice el informe, la Itaipu sigue cumpliendo en tiempo y forma con las obligaciones establecidas en el Anexo C del Tratado, y de esta manera inyecta importantes recursos a las finanzas públicas en estos difíciles momentos.

Hasta el noveno mes del corriente año, Itaipu desembolsó 180,7 millones de dólares al Tesoro Nacional por cesión de energía y 148,3 millones de dólares por royalties. La ANDE percibió 38,1 millones de dólares por resarcimiento de las cargas de administración y utilidades; de acuerdo con el reporte de la Dirección Financiera, lado paraguayo, de la Binacional.

El pasado mes, el Tesoro Nacional ingresó 18,4 millones de dólares en concepto de cesión de energía y los royalties ascendieron a 17,4 millones de dólares. A la ANDE fueron remesados 1,3 millones de dólares por resarcimientos, informó la Binacional.

Si a las transferencias efectivizadas en el 2020 se añade el pago de 20,2 millones de dólares ya adelantado en diciembre de 2019 por royalties (pero con vencimiento en enero de 2020), el total transferido con vencimientos al presente ejercicio suma 387,5 millones de dólares.

Los pagos efectuados por Itaipu, tanto en concepto de royalties como por la cesión de energía, son depositados en el Banco Central del Paraguay (BCP), en las cuentas del Ministerio de Hacienda.  La cartera fiscal es la encargada de la distribución de los recursos provenientes de la explotación del aprovechamiento hidroeléctrico, según disponen las normativas legales.

Los royalties constituyen una compensación financiera que reciben los Estados de Paraguay y Brasil por la utilización del potencial hidráulico del río Paraná para la producción de energía eléctrica en la represa de Itaipu, mientras que la cesión de energía es la compensación abonada por el Estado brasileño para acceder a la parcela de la producción que Paraguay no utiliza (excedentes).

Una parte de los royalties se destina a las cuentas del Tesoro Nacional para el financiamiento de los gastos del Presupuesto General de la Nación (PGN) y otra importante porción Hacienda transfiere a las gobernaciones y municipalidades. En el caso específico de la compensación por cesión de energía, la totalidad de los recursos es enviada al Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide).

Itaipu afirma que el buen desempeño en la generación y suministro de energía, y las transferencias financieras realizadas a los Estados, son posibles gracias a los procedimientos adoptados por la Entidad para garantizar el buen funcionamiento ante la coyuntura actual.

Al respecto, Itaipu implementó protocolos internos, realiza tests periódicos a los empleados, fueron establecidos turnos intercalados con la modalidad de trabajo a remoto, se crearon grupos de contingencia y en todo momento se cumplen estrictamente las recomendaciones sanitarias dispuestas por el Ministerio de Salud.



Fuente -> http://www.noticde.com/