En el lado brasilero están por iniciar mejoras en zona que lo une a Puerto Indio

0
61

Fue lo anunciado por la comuna de Santa Helena (Brasil) durante una reunión con sus pares de Mbaracayú (Paraguay), mientras que en el lado paraguayo persiste la incertidumbre sobre las obras de asfaltado de 68 kilómetros, desde la supercarretera hasta Puerto Indio. Del otro lado del lago Itaipú, van a construir asfaltados y adoquinados.

La zona de Puerto Indio tiene una movimentada economía y se estima que los números actuales pueden triplicarse con las obras viales previstas para este año.

La reunión se desarrolló la semana pasada en
la ciudad brasilera entre representantes de ambas ciudades fronterizas, además
del viceministro de obras de Paraguay, Ignacio Gómez, quien habló que las obras
en Puerto Indio deben empezar en el mes de agosto, con una inversión de unos USD
80 millones de dólares, en principio.

Las obras del lado paraguayo serán realizadas
con recursos del Banco de Desarrollo de América Latina CAF) y debe ser aprobada
en el primer trimestre del 2020. “Para nosotros es una gran satisfacción saber
que se logrará la obra, de nuestra parte, nos comprometemos en invertir R$ 2
millones en asfaltados y adoquines, que ya lo vamos a iniciar el próximo 14 de
enero”, explicó Evandro Miguel Grade, intendente de Santa Helena.

También incluye un amplio sector de
estacionamiento en el puerto del vecino municipio, que recibe camiones de gran
porte con granos que van desde los silos del Alto Paraná para su industrialización.
En ese sentido, Edir Lermen, intendente de Mbaracayú, recordó que pese a ser
una zona de producción, con las lluvias, los caminos son intransitables.

FUNDAMENTAL PARA LA ECONOMÍA

Las autoridades de ambos distritos explicaron
que la mejoría del puerto será fundamental para la economía de la región, pues
hasta noviembre del año 2017 se tuvo un ingreso de USD 72,5 millones en
importaciones y exportaciones. Con las obras que se anuncian en el lado
paraguayo, la expectativa es que estos números se tripliquen, inclusive.

“Sabemos que esta obra representa beneficios
para toda la región y también a nivel nacional para ambos países, es una lucha
antigua y nos comprometemos para que este año sea una realidad para todos”,
manifestó el viceministro Ignacio Gómez.

Actualmente, al menos 200 camiones con soja, cada semana, cruzan al
Brasil y nuestro país importa insumos agrícolas para la producción de
monocultivos. Desde hace un tiempo, se utiliza la balsa con bandera brasileña
que traslada hasta 16 camiones de doble eje, de una frontera a otra.  

En días de lluvia, quedan varados y se paraliza la actividad y cuando el
tramo está seco, el inmenso polvo de la tierra roja es un riesgo para la
visibilidad de los conductores.

Fuente -> http://www.laclave.com.py