Elecciones generales marcadas por la violencia y el miedo en República Centroafricana – Mundo

0
12

BANGUI. Los centroafricanos comenzaron a votar este domingo para elegir un nuevo presidente y diputados, pero una parte del país no podrá ejercer su derecho en un país hundido en la guerra civil y en una terrible pobreza.

27 de diciembre de 2020 – 10:30

El jefe de Estado saliente, Faustin Archange Touadera, es el gran favorito, pero los grupos rebeldes, que controlan dos tercios del territorio, quieren impedir su reelección.

En estos días, estos grupos armados prometieron que se dirigirían a Bangui, la capital, para impedir las votaciones, pero la presencia de paramilitares rusos, soldados ruandeses y cascos azules de la ONU los han mantenido por ahora a distancia.

Este domingo, estos grupos rebeldes recibieron el apoyo público del expresidente François Bozizé, cuya candidatura había sido invalidada en diciembre. El mandatario, después de haber desmentido estar detrás de un intento de golpe de Estado, pidió que las votaciones sean boicoteadas.

Por ahora, la calma reina en Bangui, donde numerosos cascos azules y soldados centroafricanos patrullaban las calles y protegían los centros de votación.

“Quiero la paz y eso exige que votemos”, dice Roméo Elvin, un estudiante de 24 años que acudió a votar a primera hora de la mañana en Bangui.

Violencia, éxodo y diamantes

Sin embargo, la legitimidad de estas elecciones está en entredicho ya que una parte importante de la población no podrá ejercer su derecho o votar sin miedo, según expertos y fuentes de la oposición.

Lejos de la capital, las votaciones estaban literalmente en la cuerda floja por los combates que persisten. Además, miles de ciudadanos ni siquiera recibieron los documentos que les permiten votar debido a la inseguridad reinante. En el noroeste del país, a unos 500 km de la capital, los rebeldes también confiscaron material electoral para intentar impedir las votaciones.

En este país africano hay en este momento 11.500 cascos azules, 300 soldados ruandeses y Rusia envió 300 “instructores militares”, en realidad paramilitares de empresas privadas de seguridad.

Frente al favorito Touadera se presentan unos 15 candidatos de oposición que acusan al actual mandatario de fraude y de hacer todo para ganar en la primera vuelta.

En estos días, la Unión Europea, Estados Unidos, Rusia, Francia y el Banco Mundial instaron a Bozizé y a los grupos rebeldes a deponer las armas.

Desde el inicio de la guerra civil en el país, cuando una coalición musulmana llamada Seleka, derrocó a Bozizé, un cuarto de los 4,9 millones de centroafricanos han tenido de huir de sus casas en algún momento y varios miles han muerto violentamente.

Los crueles combates entre Seleka y las milicias cristianas merecieron que la ONU acusara a los dos bandos de crímenes de guerra y de lesa humanidad. Desde 2018 la guerra se atenuó, pero los grupos armados siguen perpetrando ataques contra civiles y para hacerse con el control de los recursos naturales, sobre todo diamantes.

Fuente -> http://www.abc.com.py