El testimonio de Norita Rodríguez, un valiente relato de violencia de género

0
14

La conductora de tevé, visiblemente afectada, decidió contar su versión de lo que había sucedido, ya que fue viralizado un video del supuesto agresor, quien ante la denuncia por violencia de la que se lo acusa, para defenderse la agredió verbalmente con improperios al referirse a su trabajo y la forma en que obtenía dinero. El caso ya fue denunciado al Ministerio Público, que requirió la prisión preventiva del hombre. El mismo fue imputado por feminicidio en grado de tentativa y violencia familiar, además de contar con antecedentes por el mismo hecho. “Me cuesta estar aquí, hace más de una semana estoy maquillando mis moretones, (…) y últimamente ya me estaba costando demasiado, no era mi intención que se viralice lo que me pasó, pero tampoco quiero que le pase a ninguna, yo no sabía que nos puede pasar a cualquiera”, reflexionó. “El hombre perfecto, el príncipe azul” La mujer, reconocida por su larga trayectoria en los medios, comenzó diciendo que la relación comenzó “todo fantástico, todo genial” a principios de este año. “Vino la pandemia y vino a mi casa porque vivía cerca de su oficina en un espacio pequeño y porque era mejor mi casa, se quedó conmigo”, indicó. Rodríguez mencionó que en ese tiempo pudo conocer a su hijas pequeñas, de diferentes parejas, que se debían quedar con el hombre los fines de semana y con las que ya se había encariñado. Nota relacionada: Denuncias por violencia familiar superan las 12.000 en solo seis meses “Conocí a sus hijas, él a mi familia, se iba los domingos a cocinar. El hombre perfecto, el príncipe azul. Pero me dice un día que el abogado le dice que tiene que tener un casa más grande, con otra habitación para que las niñas se puedan quedar a dormir y yo le dije que me parece genial, pero me dice: ‘vamos juntos, vamos a pagar mitad y mitad y lo mismo que acá’. Obviamente yo no quería, cinco, seis meses de estar juntos todavía no, pero: ‘por las nenas, por las nenas’, me decía, y bueno, así terminamos mudándonos hace cuatro, cinco meses”, detalló. “Las cosas no cuadraban” Señaló que hace unas semanas la hija menor dejó de venir a la casa por problemas de su entonces pareja con la mamá de la niña. Dijo que le llamó la atención la manera despectiva con la que se refería hacía la mujer y su hija. “Hace un mes me entero que la mamá de la más pequeña estaba embarazada, me entero que durante todo el proceso que vivimos juntos, nos mudamos juntos, estaba embarazada y hace poco tuvo otra nenita. Cuando me dan pruebas reales de que es cierto, yo le hablo y le digo para acabar, para cortar, y el negó, negó, y yo le dije para cortar porque había varias cosas que no cuadraban”, apuntó. Al respecto, comentó que el hombre aparentaba frente a los demás ser un buen padre, pero luego las dejaba de lado. Agregó que el abogado del que tanto hablaba su ex pareja, era porque había estado en Tacumbú por un caso de violencia contra su ex esposa. “Me dio un poco de miedo, no lo voy a negar, y más con la situación en la que estábamos: nosotros rompimos, pero seguía estando en casa, seguía yendo con mi familia a comer asado, visitándole a mi hijo, la vida normal. Y yo le decía: ‘andate, nosotros ya rompimos, o yo me voy’, pero me desalquilaste mi departamento, cómo voy a hacer”, explicó. “Me dijo que me cortaría como hielo, me picaría la cara” En un desgarrador relato, Norita contó sobre el día en que conoció verdaderamente al hombre que casi le quita la vida. Según la denunciante, aquel día su ex pareja tomó sus cosas y se alistó para salir de su casa, pero que por última vez se ofreció a acompañarla a pagar a unos trabajadores en San Bernardino, y que al regresar se inició una verdadera pesadilla. Entre paréntesis, afirmó que ya venía arrastrando ciertas conductas de celos por fotos que ella se tomaba con su compañero de conducción. “Acá (en el trabajo) todos lo sabían, que no podía acercarme a Nico, no podía hacer asado donde todos estemos juntos porque tenía miedo que se enoje, recibía amenazas, me denigraba, me trataba mal verbalmente y poco a poco inició el maltrato físico”, resumió. “Hasta que un día domingo, el día que veníamos de San Bernardino, cuando ya se iba con su bolso, baja el bolso y me dice: ‘yo no me voy a ir, te voy a matar y me voy a quedar en este departamento’. Yo me reí, pero después me di cuenta que era cierto”, narró. Rodríguez sostuvo que los gritos comenzaron y el hombre se apropió de su teléfono para revisar sus conversaciones y reprocharle sobre supuestas relaciones que ella mantenía con otros hombres. Tomando aliento, la mujer recordó que Gomes Da Silva le tomó del cabello y la estiró hacia el balcón. “Hace poco murió un vecino que se tiró del balcón y me amenazó con hacer lo mismo. Me agarré de la silla, de la mesa, de su pierna. Me pateó, me pegó”, comentó entre lágrimas. Agregó que en un momento dado pudo liberarse, tomar su teléfono y llamar al 911, pero que antes de que pudieran atenderla su agresor colgó la llamada y tiró el celular, aunque sí se llegó a discar. Las agresiones verbales y físicas continuaron hasta que en un momento dado la víctima tomó el teléfono fijo para comunicarse con el guardia de seguridad del edificio, pero por segunda vez su intento fue fallido. Lea también: Según expertos, la pandemia aumenta el riesgo de violencia intrafamiliar “Desconecta el teléfono y patea hacia la cocina para que yo no agarre el teléfono, va hacia la cocina y agarra un cuchillo —con sensación de escalofrío siguió— pone de punta hacia mí y me dijo que me cortaría como hielo, me picaría la cara para que nadie me pueda volver a mirar”, manifestó. Rodríguez señaló que su victimario hizo un intento de clavarle en la cara, pero que ella trató de esquivarle y le terminó clavando en otra parte del cuerpo. Una escena de terror “Empecé a sangrar y como pensaba que el guardia iba a venir, eso le dio apuro, entonces me alza y yo me agarro de la ventana. Para poder tirarme él se pone de medio cuerpo fuera de la ventana, están mis uñas por la pared, cuando me iba a tirar me agarré fuertísimo de él con mis piernas y de su cuello y me dijo: ‘me tiro yo también y nos morimos los dos’”, narró. Continuó diciendo que en el intento por sobrevivir logró superar al agresor, quien no pudo lanzarla al vacío. “Entonces me dijo: ‘ya sé lo que voy a hacer: voy a tomar mi arma que está en mi auto y vengo a liquidar esto de una vez y te mato’, llaveó la puerta y salió”. Ese momento fue aprovechado por la empresaria que, gracias a que contaba con otra llave, pudo tomar su vehículo y llegar a un sanatorio donde estuvo internada por casi tres días. Indicó que asistió a varias terapias para pedir ayuda. “Estoy haciendo tratamiento, me cuesta, me duele. Jamás pensé que me iba a pasar, jamás pensé que era real esto, tengo miedo, me cuesta salir”, concluyó entre lágrimas. Rodríguez comentó que la denuncia ya fue presentada ante el Ministerio Público.

Fuente -> http://www.ultimahora.com