El renacer de Ciudad del Este depende de todos

0
34

En la fecha, Ciudad del Este celebra 64 años de existencia. La capital departamental enfrenta un momento sumamente delicado, a raíz de la pandemia del Covid-19 que, como es sabido, paralizó las actividades comerciales durante meses, en el 2020 y que incluso hasta ahora siguen limitadas, no se sabe hasta cuándo.

Incluso ya antes de estallar la pandemia, el sector privado buscaba reinventarse, al percibir que el tradicional “turismo de compras” que durante tantos años le ha rendido importantes ganancias, ya no va más. Hoy se busca insistentemente la formalización de las actividades comerciales, se incentiva el “turismo verdadero”, haciendo más agradable la ciudad, con más atractivos turísticos para así atraer gente, además de nuevas alternativas, como las zonas francas, duty free, etc.

Importantes inversiones públicas, como ser la construcción de un multiviaducto en el km 7 (prácticamente concluido), la duplicación de la Avenida Perú (concluida), también son obras que merecen destaque, pero faltan muchas más, como la instalación de semáforos en puntos conflictivos, como la rotonda del Área 1, por ejemplo.

Comprensiblemente, en el sector privado en 2020 no se tuvieron prácticamente inversiones, tanto en el sector hotelero, gastronómico, de entretenimiento (shoppings) e industrias maquiladoras, debido a la situación global de la pandemia. No obstante, en este 2021, con la aparición de vacunas efectivas contra la terrible enfermedad, existe un halo de esperanza de que las cosas vayan mejorando, pese a que el 2020 fue un año de profunda crisis, pero no apenas para CDE sino para todo el país y el mundo.

Lógicamente, los cambios positivos no se verán de la noche a la mañana, pero sin lugar a dudas, hay una justificada sensación de que existe voluntad de sacar el barco a flote. Evidentemente, también las elecciones municipales podrían representar un punto de inflexión. Derrocado el nefasto clan que gobernó esta ciudad por casi 20 años, hoy vivimos un tiempo de transición, aún lejos de la perfección, por supuesto, pero al menos con una administración municipal que da ciertos avances hacia la transparencia y la legalidad.

Recordemos que desde principios del año 2000, nuestra ciudad fue manejada por un clan familiar, que por casi 20 años perfeccionó un sistema corrupto en la comuna esteña. Un clan que, pese a todos los cuestionamientos, hasta hoy día se niega a pagar por los daños que ha causado a la ciudad y cuyos principales referentes siguen libres. Es incalculable el perjuicio que esta gente y sus cómplices le causaron a la otrora “Ciudad Jardín” y si de algo estamos seguros, es que alguna vez deben rendir cuentas a la justicia.

Desde La Clave, hacemos votos para que en este 64º aniversario de la ciudad se pueda seguir potenciando lo que está bien y eliminar todo lo que está mal. La ciudadanía jugará nuevamente un rol importantísimo, ya que fue clave para desterrar al clan del poder y este año, en las elecciones municipales, será clave para que las personas más indicadas puedan manejar por los próximos años la institución municipal. Que el resurgimiento de la otrora “Ciudad Jardín” se haga realidad de la mano de autoridades y ciudadanos comprometidos, bajo el cobijo del santo patrono San Blas, en este 2021, año que trae la esperanza y fe en tiempos mejores para esta ciudad que está de parabienes.

Fuente -> http://www.laclave.com.py