El mejor reloj para running que puedes comprar en Amazon

0
25

Aunque ya lleva unos años en el mercado, el Forerunner 245 de Garmin es uno de esos productos con un público leal por sus prestaciones específicas, su calidad y su precio. Está claro que no es un reloj inteligente destinado a funcionar como una extensión del teléfono. Su propósito es actuar, básicamente, como un entrenador/científico, en tu muñeca. ¿Qué hace este reloj? Muy buena pregunta.

En términos sencillos, el Garmin Forerunner 245 tiene como objetivo proporcionar datos de seguimiento de nuestro estado físico. Y lo consigue mediante decenas de análisis. Cuenta con sensores de frecuencia cardíaca (en actividad y en reposo), alerta de frecuencia cardíaca anómala, saturación en sangre, edad según la forma física, monitor de energía y de estrés, nivel de hidratación y temporizador de respiración. Todas estas configuraciones (aptas para evaluar la carrera, pero también adaptadas al ciclismo y la natación) permiten, por ejemplo, saber si nuestro entrenamiento es el óptimo o estamos por debajo o excediéndonos en intensidad. Incorpora también un GPS (se conecta rápidamente y permite hacer un seguimiento muy preciso de la ruta que hacemos y del trayecto que queremos realizar) y una batería que es la envidia de muchas marcas: funcionando con todas las configuraciones disponibles las 24 horas (incluso GPS y monitor de sueño) rinde una semana.

Es ligero (38,5 gramos), su correa de silicona es perfecta para llevar puesto durante horas, aún mientras dormimos (lo hemos comprobado). No tiene pantalla táctil, es cierto, pero por varios motivos: consumiría más batería, sus botones funcionan a la perfección y al estar adaptado a entrenamientos en natación, puede convertirse en una molestia más que en una ayuda. A cambio de ello, por tamaño y calidad de pantalla (AMOLED), es un reloj deportivo que ofrece una visualización de la información muy clara, aún bajo luz solar directa. Algo a tener muy en cuenta a la hora de evitar perder la concentración y el ritmo en carrera. También cuenta con una luz LED de fondo, para condiciones de baja luminosidad y que se enciende con solo tocar un botón (una medida, nuevamente, que ahorra batería).

Entre las opciones de seguimiento preestablecidas está, obviamente, la de correr en diferentes superficies, en exterior y en interior, pero también incluye yoga, cardio, ciclismo, remo, elíptica, entrenamiento de fuerza y modo escalador.

Uno de los más interesantes es que modo natación en piscina, que cuenta las vueltas, la velocidad de brazada, gasto calórico y automáticamente detecta el estilo.

Dos destacados de importancia son la inclusión de un oxímetro de pulso y el medidor de estrés. El primero es un sensor que mide la saturación de oxígeno en la sangre. Esto ayuda a determinar cómo se adapta nuestro cuerpo al esfuerzo. Pequeña nota: que no tenga altímetro le resta un punto, ya que hubiera sido una herramienta necesaria para muchos, sobre todo a la hora de medir la adaptación al esfuerzo en altura y comparar los resultados de entrenar por encima de los 2.500 metros y al nivel del mar.

El segundo destacado, es una herramienta llamada Firstbeat, responsable de medir nuestro nivel de estrés. Analizando la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC), los pequeños cambios en el intervalo entre latidos cardíacos consecutivos a lo largo del día, esta función permite ver rápidamente cuánto tiempo pasamos con estrés y cuan resiliente es nuestro cuerpo para recuperarse.

En definitiva, aun habiendo modelos más avanzados para deportistas profesionales, el Garmin Forerunner 245 tiene mucho que ofrecer a los amantes del entrenamiento, y por menos de 260 euros.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es