El FMI estima que la economía paraguaya caerá 1,5%, una de las menores retracciones en nuestra región – Nacionales

0
16

A través de una conferencia de prensa virtual realizada desde Washington, Estados Unidos, el jefe de la misión, Bas Bakker, resumió en 19 puntos los resultados de la evaluación que incluyen, entre otros, las medidas adoptadas para mitigar el impacto del covid-19, el crecimiento económico, el déficit fiscal y la deuda pública, los ingresos tributarios, la reforma del Estado y el plan de recuperación económica del Gobierno.

El FMI considera apropiado retomar el tope de déficit fiscal de 1,5% en el año 2024, que la deuda pública de nuestro país es sostenible y que bajará en los próximo años; en tanto es partidario que en un mediano plazo se aumenten los impuestos para financiar las grandes necesidades en infraestructura que tiene el país.

“Aún podría ocurrir un fuerte aumento de las infecciones y muertes diarias. Y en algunos países donde se presentó una nueva ola de la pandemia, se volvieron a imponer restricciones sanitarias”, agrega el informe, haciendo referencia a que aún se sentirán los coletazos del nuevo coronavirus.

Señala que el comercio transfronterizo con Brasil y Argentina sólo se reanudará en su totalidad si se controla la epidemia en estos países. Además que la demanda mundial y los precios de los commodities pueden ser afectados si la pandemia se prolonga mucho más de lo que se proyecta actualmente. “El mal tiempo podría reducir la cosecha y repercutir en el resto de la economía”, añade.

Expresa que en los próximos meses, el énfasis estará en reponerse del covid-19, tratar de reactivar la actividad y recuperar el terreno perdido en áreas importantes como la pobreza y la educación. “El daño social de la epidemia probablemente será considerable, mientras que la educación de los niños se verá afectada por el cierre de casi todo un año de la mayoría de las escuelas”, afirma.

Sostiene que el crecimiento futuro cada vez más tendrá que provenir del sector no energético/no agrícola y seguir con las políticas de estabilidad macroeconómica, mejorar el capital humano, el clima de negocios y la gobernanza.

En cuanto a los impuestos, Bakker indicó que desde la perspectiva de la misión podría ser necesario aumentar los ingresos tributarios también. “Los ingresos tributarios en el Paraguay son muy bajos en comparación con las normas internacionales. Si bien contener la evasión tributaria ayudaría a crear recursos adicionales, el alcance de esto a cercano plazo probablemente sería modesto. Paraguay ya ha estado trabajando en la última década y media en mejorar la administración tributaria, incluso con la Asistencia Técnica del FMI. El potencial de mejorar aún más la administración tributaria probablemente no sería suficiente para cerrar la brecha de los ingresos”, argumentó.

1. La economía se estaba recuperando con vigor en los primeros meses de 2020, antes de que impactara la crisis del Covid-19. Se proyectaba un crecimiento anual de más del 4%.

2. La epidemia de Covid-19 interrumpió la recuperación. Un confinamiento temprano ayudó a evitar que el sistema de salud se viera abrumado y provocó una fuerte caída de la actividad.

3. La intervención rápida y contundente del gobierno ayudó a contener el impacto sanitario, social y económico de la pandemia.

4. Se pusieron en marcha medidas enérgicas para garantizar que los fondos de crisis se invirtieran apropiadamente.

5. La economía se recuperó a partir de mayo, ya que las restricciones del confinamiento se liberaron gradualmente en cuatro fases, apoyada por un fuerte repunte del sector agrícola y el aumento en la construcción. Se espera que el PIB disminuya un 1,5% este año.

6. Para 2021, esperamos un crecimiento del 4%, aunque las perspectivas son muy inciertas. Los riesgos a cercano plazo están dominados por el impacto económico de la epidemia de Covid-19.

7. En los próximos meses, el énfasis estará en recuperarse del Covid-19, tratar de reactivar la actividad y recuperar el terreno perdido en áreas importantes como la pobreza y la educación.

8. Si se materializan los riesgos a la baja, sería necesaria una reducción más lenta del déficit en 2021. El gobierno planea reducir el déficit al 4% del PIB en 2021.

9. Más allá del 2021, la meta del gobierno con relación a volver al tope establecido en la LRF para el déficit en el año 2024 es apropiada.

10. Desde nuestra perspectiva, podría ser necesario aumentar los ingresos tributarios también. Los ingresos tributarios en el Paraguay son muy bajos en comparación con las normas internacionales.

11. Una vez que Paraguay se haya recuperado firmemente de la crisis del Covid-19, la cuestión clave en adelante será como sostener el crecimiento rápido de los ingresos reales.

12. También se necesitan esfuerzos para reducir aún más la inequidad social y mejorar la educación.

13. El plan de reactivación económica establece las prioridades correctas.

14. El sistema bancario se encuentra bien capitalizado y la morosidad es baja.

15. El sistema de pensiones requiere supervisión y necesita ser reformado.

Fuente -> http://www.abc.com.py