El discurso contra la impunidad solo muestra a OGD en prisión, por ahora

0
3

Así fueron a prisión el ex senador Óscar González Daher (OGD), el diputado Ulises Quintana y el ex fiscal general del Estado Francisco Javier Díaz Verón. Luego también cayó el clan Zacarías en Ciudad del Este, y se sumaron las investigaciones al grupo esteño por diversos delitos. La primavera judicial continuó con el nombramiento de destacados juristas en la Corte Suprema de Justicia, como Eugenio Jiménez Rolón y Manuel Ramírez Candia, a los que luego se sumaron Alberto Martínez Simón y María Carolina Llanes.El temblor se sintió primero en el Congreso, con la forzada renuncia de José María Ibáñez, delincuente confeso por el caso de los caseros a los que pagaba con dinero estatal. Ibáñez era del grupo del presidente de la República, y dicen que el mismo sector del mandatario lo presionó para que dimita antes de la asunción presidencial, a modo de aplacar el ánimo de los manifestantes que se daban cita periódicamente frente al Congreso.Luego les tocó el turno a los senadores González Daher –otrora hombre fuerte del cartismo y ex titular del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM)– y Jorge Oviedo Matto, quienes tuvieron que renunciar por el caso de los audios que los involucraban en el tráfico de influencias. La situación fue peor para el ex legislador luqueño, ya que en setiembre del 2019, en coincidencia con la frase presidencial de “caiga quien caiga”, el juez penal de Garantías Humberto Otazú ordenó la prisión preventiva de González Daher y su hijo Óscar Rubén González Chaves, y fueron enviados a la Agrupación Especializada. En ese mismo mes, le tocaba el turno a una ficha del oficialismo, el diputado Ulises Quintana, imputado por varios hechos punibles relacionados con el narcotráfico y vinculado al supuesto narco Reinaldo Cucho Cabaña.Ya en este año, el colorado Víctor Bogado, tras más de un lustro de chicanas, fue condenado por el caso de la niñera de oro y su presencia en el Senado se hizo insostenible, por lo que sus colegas lo expulsaron. Más tarde, le tocó el turno al liberal Dionisio Amarilla, grabado mientras intervenía en favor de un amigo en una licitación de seguridad de IPS. En su caso, los parlamentarios no demoraron mucho para plantear su pérdida de investidura y alejarlo del Congreso.Sin embargo, paralelamente a todos estos hechos, a excepción del caso Bogado, no hay condenas por los ilícitos. Es más, Quintana ya recuperó su libertad y volvió a su banca en Diputados. Lo mismo pasó con Díaz Verón, quien en marzo pasado se vio beneficiado con la prisión domiciliaria.Parecía que por fin la Justicia empezaba a cumplir su papel, pero aparentemente todo fue un espejismo. Hoy existen procesos contra Zacarías Irún, los diputados colorados Miguel Cuevas, Tomás Rivas y Avelino Dávalos, y el liberal Carlos Portillo, pero los casos avanzan poco y nada. Además, el pacto abdocartollanista hace suponer que la impunidad es uno de los puntos del acuerdo.Hoy solo OGD sigue privado de su libertad, pero veremos hasta cuándo, ya que aunque la jueza Cynthia Lovera aceptó el caso de los audios, el ex senador está en prisión por un caso de enriquecimiento ilícito y puede verse beneficiado con la modificación del artículo 245 del Código Procesal Penal, de la prisión preventiva.

Fuente -> http://www.ultimahora.com