El cupo político en el servicio exterior también genera oneroso gasto al país – Nacionales

0
19

Las designaciones por el cupo político en embajadas y consulados causan una pesada erogación para el contribuyente en plena pandemia. Por ejemplo, son llamativos los gastos en alquileres, en países limítrofes como Argentina.

05 de octubre de 2020 – 02:00

En plena crisis económica causada por la pandemia del covid-19, el servicio exterior, que también la integran funcionarios designados por el denominado cupo político; es decir, ajenos a la carrera diplomática, es un gasto oneroso para las arcas del Estado (ver infografía).

Mencionamos algunos casos de cónsules y sus correspondientes gastos al mes en salario y alquiler. Uno de ellos es un conocido por ser favorecido con un cargo diplomático por motivos políticos: Hugo Rolando Bogado, hermano del cuestionado expulsado y condenado exsenador colorado cartista Víctor Bogado.

Hugo fue designado durante el gobierno del expresidente Horacio Cartes, como cónsul general en Málaga (España). El mismo estaba como funcionario en la embajada paraguaya en Chile, pero luego fue trasladado a Málaga. Según una planilla oficial, Bogado tiene un gasto en alquiler de US$ 4.700 al mes.

Otro caso es de Jorge Coscia Saccarello, cónsul en Foz de Yguazú (Brasil). Es allegado a la senadora colorada independiente Lilian Samaniego, titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta. Coscia Saccarello tiene un gasto mensual en alquiler de US$ 4.800.

En los casos de Bogado y Coscia Saccarello, el gobierno de Mario Abdo Benítez viola el artículo 42 de la Ley 1335/99, del Servicio Diplomático y Consular que señala claramente que “la función consular está reservada a los funcionarios del Servicio Diplomático y Consular”.

Asimismo, resalta el caso del abogado nicanorista Alfredo Porro, funcionario en la embajada en Argentina. De acuerdo a la planilla de gastos, su alquiler es de US$ 2.800 al mes.

El embajador en Argentina, Julio César Vera Cáceres, exsenador colorado, tiene un gasto mensual de US$ 7.000. El Estado paraguayo tiene una sede propia para la residencia del embajador pero, de acuerdo a los datos, no está habilitada para su uso.

El embajador en Cuba, Bernardino Cano Radil, tiene un gasto mensual de US$ 3.800. El exconvencional constituyente colorado es también señalado como el cupo de la senadora Samaniego.

Anunciaron política de recortes

El canciller Antonio Rivas Palacios adelantó que para finales de año el Gobierno cerrará las puertas de una sede de embajada paraguaya en un país del norte de Europa, sin precisar cuál es la representación diplomática. “Nos ajustaremos los cinturones”, refirió el ministro, aludiendo al Presupuesto General de Gastos. En relación a los consulados, Rivas Palacios dijo que el problema principal es la superpoblación. Insinuó que se plantean recortes o traslados de funcionarios en las oficinas consulares.

Fuente -> http://www.abc.com.py