El confinamiento puede ocasionar conductas regresivas en los niños – Nacionales

0
17

El encierro preventivo para evitar el contagio masivo del coronavirus, que ya suma 200 días, generó situaciones de estrés y ansiedad tanto en niños como padres, quienes debieron modificar sus rutinas al 100%. Las limitaciones de espacio y la falta de relacionamiento social pueden llevar a los pequeños a una conducta “regresiva”, cuyo abordaje y superación necesitan el acompañamiento de los adultos, según especialistas en comportamiento.

26 de septiembre de 2020 – 09:17

El confinamiento es muy difícil de sobrellevar para los niños, quienes se quedaron sin espacios comunes, de juego y de interacción con otros niños. Sobre el tema habló con ABC la psicóloga Paz Ortiz, quien señaló algunos puntos importantes a tener en cuenta para acompañar a los pequeños de la casa.

“Es muy fuerte para los niños quedarse sin espacios y sin quedarse sin jugar con sus compañeritos. Hay muchos padres que no están sabiendo cómo manejar la situación”, mencionó.

La cuarentena -en mayor o menor medida- puede afectar el comportamiento de los menores que incluso pueden desarrollar conductas regresivas, es decir, vuelven a etapas que ya habían superado. “Es una respuesta normal ante una situación que no es normal. Entonces vuelve a conductas que le parecían más seguras, porque las conocían, porque las manejaban y lo nuevo es en lo que no se siente más seguro”, resaltó.

Para sobrellevar esta ansiedad, la recomendación es tratar de acompañar a los niños, preguntarles cómo se sienten, si sienten temor o cómo les afecta haber salido de su rutina. “Los padres deben preguntar a los niños cómo entienden esta situación por la que están pasando, qué les preocupa, qué les asusta. Explicarles lo que está pasando con palabras que puedan entender”, acotó.

Hizo hincapié en la necesidad del diálogo con los niños y explicarles la situación; asimismo, enseñarles cómo se pueden cuidar, con los hábitos de higiene.

Los niños también pueden estar más irritables y sensibles, por lo que se deben establecer mecanismos para detectar por qué surgen estas conductas y hablar al respecto para saber cómo se los puede ayudar. “Los niños pueden estar más irritables de lo común. Si se repite mucho, habría que ver qué les afecta. Hay muchos cambios en la rutina, también los cambios particulares en la familia”, manifestó.

Igualmente, destacó la importancia del juego. “Si el niño no está queriendo jugar, eso tendría que preocuparnos. El juego es muy importante para los niños. Es uno de los problemas con la tecnología. En el juego, los niños aprenden”, señaló.

Como sugerencia a los padres, indicó que es necesario la realización de actividades físicas en el espacio con el que se cuente. También controlar y limitar el tiempo de uso de los dispositivos tecnológicos, porque una sobreexposición a estos puede ser dañina para el desarrollo. “Sobre el uso de la tecnología, que miren tablets con algunos ejercicios o bailes. Con eso hay algo de interacción y no pasividad que afecta más”, subrayó.

En un punto final, la psicóloga reiteró la necesidad del diálogo con los pequeños para que estos expresen cómo se sienten y qué se podría hacer para ayudarlos a sobrellevar el encierro. Además, insistió en que si los padres se ven en situaciones en las que no saben cómo responder a los problemas con sus hijos, es recomendable pedir asesoramiento a los especialistas, que se pueden hacer vía online.

Hoy se cumplen en nuestro país 200 días de cuarentena preventiva dispuesta por el Poder Ejecutivo como medida de mitigación del coronavirus.

En marzo, el Gobierno decidió la suspensión de clases presenciales y los niños pasaron a desarrollar actividades escolares de forma telemática. Además, las disposiciones sanitarias -hasta el momento- recomiendan evitar la salida de los niños de sus casas y las visitas a personas en las franjas de riesgo.

Nota relacionada: Según ministra, pandemia desnudó casos de explotación en niños

Fuente -> http://www.abc.com.py