El clamor de Don Joel hizo el milagro: Sale de terapia hermano de hombre que imploró por medicamentos – Nacionales

0
16

VILLARRICA. El hermano del humilde taxista guaireño Joel Oviedo, quien había irrumpido un acto público del gobierno para pedir medicamentos, venció al covid-19 después de estar más de dos semanas en terapia intensiva. Mediante el acto desesperado de un hermano y la labor de los médicos con los medicamentos requeridos, se logró el milagro de la recuperación del hombre.

El peluquero de profesión, Adalberto Oviedo, hermano del humilde taxista Don Joel Oviedo, venció al coronavirus después de estar 22 días intubado por un cuadro grave de la enfermedad en la Unidad de Terapias Intensivas (UTI) del hospital regional de Villarrica.

El hombre fue retirado de cuidados intensivos y trasladado a la sala de internación donde estará en estado de observación por unos días, según indicó el director de la IV Región Sanitaria, Dr. Carlos Barreto.

Don Joel Oviedo llegando al Hospital para el tan esperado reencuentro con su hermano.

Muy contento, don Joel Oviedo, comentó que recibió la llamada de los médicos informándole que su hermano se recuperó y salió de terapia intensiva y que incluso en unos días más podría recibir su alta médica. “Es la mejor noticia que pudimos recibir este día. Ya le conté la noticia a mi mamá Isabel y se puso feliz. Posiblemente el miércoles le traemos a casa”, exclamó muy emocionado.

Asimismo, recordó el momento en que había irrumpido un acto público que era encabezado por el Presidente de la República, Mario Abdo Benítez, para pedir medicamentos para su hermano. “Interrumpir ese acto fue lo mejor que pude hacer, gracias a eso le salvé la vida a mi hermano, ya no tenía dinero para comprar los medicamentos y mi hermano los necesitaba urgentemente. Estaba por vender mi taxi, pero gracias a la ayuda que me dieron, principalmente de la gente, pude seguir ayudando a peluquero (Adalberto). Somos 3 hermanos y juntos luchamos desde siempre”, indicó Oviedo.

Además, recalcó que la respuesta que le había dado el mandatario Abdo Benítez en ese entonces, “no soy medico de acá, mooiko che aikuaapata”, le causó mucha indignación e impotencia, pero que gracias a eso recibió ayuda de mucha gente, inclusive del extranjero.

Fuente -> http://www.abc.com.py