El asteroide Apophis podría impactar contra la Tierra en 2068

0
26

El posible escenario

El efecto Yarkovsky, en el que se basa esta predicción, es una fuerza neta sutil sobre un cuerpo pequeño y giratorio causada por un calentamiento asimétrico. Los científicos midieron la fuerza de este efecto en Apophis haciendo observaciones posicionales extremadamente precisas utilizando el telescopio japonés Subaru de 8,3 metros en Mauna Kea. Sus resultados indican que el semieje mayor de la órbita del asteroide está disminuyendo 170 metros por año. El resultado: existe una pequeña posibilidad (actualmente alrededor de 1 en 150.000) de un impacto real en abril de 2068. En su punto más cercano en 2029, Apophis pasará a solo 37.725 km de nuestro planeta, o aproximadamente el 10% de la distancia Tierra-Luna.

Y es que todos los asteroides necesitan volver a irradiar como calor la energía que absorben de la luz solar para mantener el equilibrio térmico, un proceso que cambia ligeramente la órbita del asteroide.

Tholen, que lleva siguiendo el movimiento de Apophis en el cielo desde que él y sus colegas lo descubrieron en el Observatorio Nacional de Kitt Peak cerca de Tucson, Arizona, el 19 de junio de 2004, comentó: “Sabemos desde hace algún tiempo que un impacto con la Tierra no es posible durante la aproximación cercana de 2029. Las nuevas observaciones que obtuvimos con el telescopio Subaru a principios de este año fueron lo suficientemente consistentes como para revelar la aceleración Yarkovsky de Apophis, y muestran que el asteroide se está alejando de una órbita puramente gravitacional en unos 170 metros por año, lo que es suficiente para mantener en juego el escenario de impacto de 2068”.

La NASA y otras agencias espaciales están monitoreando constantemente objetos potencialmente peligrosos de cara a estos efectos que alteran la órbita. Se trata de un factor crítico en el caso de asteroides como Apophis, que están programados para pasar muy cerca de la Tierra. Afortunadamente, nos estamos preparando para este posible escenario. La misión DART, por ejemplo, llevará a cabo en 2021 un ensayo general en el que una pequeña nave espacial se estrellará contra un pequeño asteroide en un intento de desviarlo de su curso. Es solo una prueba, pero ofrecerá a las agencias espaciales de todo el mundo una gran cantidad de datos que podrían usarse para crear un elemento disuasorio para asteroides que puedan encontrarse en curso de colisión con la Tierra.

 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es