Ejecutivo presentó plan de reforma y defendió uso correcto del dinero público

0
33

l Poder Ejecutivo presentó este lunes su plan post-covid que demandará una inversión de 2.500 millones de dólares para dinamizar la economía, mediante el impulso de las obras públicas, construcción masiva de viviendas, protección de empleos y apoyo al sector agropecuario. Las autoridades aclararon que dichos recursos no serán utilizados para gastos rígidos y pago de salarios a funcionarios estatales.

Previa presentación del plan, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, brindó un informe sobre los alcances y los recursos a ser utilizados para desarrollar el plan de reactivación económica. En ese sentido reafirmó su compromiso con la transparencia y anunció informes semanales para la gente pueda estar al tanto sobre el uso de los recursos.

Abdo Benítez sostuvo que el Gobierno ha diseñado un plan en base a experiencias exitosas que se dieron en años anteriores para cuidar los empleos y dinamizar de vuelta a la economía. En ese sentido, recordó el programa anticíclico impulsado en el 2019, con lo cual logró recuperarse y obtuvo un crecimiento importante en su economía.

Admitió que en la actualidad se vive una situación diferente y compleja que impacta en todos las economías del mundo, no obstante se mostró confiado en que mediante las acciones que proyectan encarar se tendrá un resultado positivo como en el plan del año pasado.

En primer término, el mandatario dio a conocer en qué sectores fueron destinados los 1.600 millones de dólares, que contempla la Ley de Emergencia Sanitaria, aprobado por el Congreso.

Al respecto, explicó que 61 millones de dólares fueron destinados para la capitalización y fortalecer a las pequeñas y medianas empresas, 26 millones de dólares para reforzar el programa de asistencia alimentaria “Ñangareko”, 59 millones para la el pago de jubilaciones y  82 millones de dólares para adultos mayores y el programa Tekoporâ.

Asimismo otros 77 millones de dólares fueron asignados para el pago de intereses de la deuda pública, que en condiciones normales son pagados con recaudaciones tributarias que por obvias razones no se dieron debido a la crisis sanitaria que mermó los ingresos del Estado.

Además siguió citando que  99 millones de dólares están disponibles para el Ministerio de Salud Pública, 100 millones de dólares para el Instituto de Previsión Social (IPS) y 299 millones de dólares para el pago de salario a funcionarios públicos. Sobre este punto, aseguró que fue para para el personal administrativo, sino para médicos, docentes y fuerzas públicas, correspondiente a los últimos tres meses. Igualmente 300 millones de dólares se utilizaron para el subsidio económico “Pytyvõ”, que benefició a trabajadores informales afectados por la pandemia.

“De los 1.600 millones de dólares nos queda todavía 497 millones de dólares a transferir, 400 millones de dólares a ser asignados al Ministerio de Salud Pública y 97 millones de dólares para el tercer pago de Pytyvõ y servicios básicos”, agregó Abdo Benítez.

En otro momento, el jefe de Estado manifestó que el plan de recuperación contempla una inversión de 2.500 millones de dólares, de los cuales 2.150 millones de dólares son reasignaciones y parte del fortalecimiento de la banca pública con organismos multilaterales, además del anticipo de pagos para obras de infraestructura. “Lo que se estima necesario para poder impactar fuertemente en la economía según el plan diseñado por el Ministerio de Hacienda, otros 350 millones de dólares, subrayó.

Mario Abdo Benítez aclaró que el endeudamiento del país será de 350 millones de dólares y no así de 2.500 millones de dólares. Precisó que los referidos recursos no serán destinados para gastos rígidos y pago de salarios a funcionarios estatales. “El 100 por ciento es para reactivar nuestra economía”, remarcó.

Respecto al destino de los recursos, el gobernante detalló que 100 millones se abocarán para el IPS, 80 millones de dólares para fortalecer el programa  “Pytyvõ”, para llegar principalmente a los trabajadores de zonas fronterizas cuya recuperación será mucho más lenta.

Dispuso que 100 millones de dólares de los 350 millones de dólares (de la nueva deuda) para el Ministerio de Obras Públicas para dinamizar los proyectos viales de tal forma a sostener los empleos, 40 millones de dólares para la construcción masiva de viviendas,  10 millones de dólares para el Fondo Ganadero y otros 20 millones de dólares para el Crédito Agrícola de Habilitación (CAH).

Fuente -> http://www.radioconcierto.com.py